8 sept. 2010

Experiencias personales

Bien, pues hoy hay una pequeña novedad. ¿En qué consiste? Es sencillo. Hoy participáis vosotros. No, aquí hoy no hay mucha cosa, esta vez somos todos, vosotros, los que pongáis anécdotas sobre vuestra relación con el Señor. Muestras que os lleven a pensar en que Dios, SÍ existe.

Cada cual puede poner aquí experiencias suyas que, por muy poco que pueda parecerle a algunos, para el que la ha experimentado ha sido más que suficiente como para abrir un poquito más su corazón. Sin más, hace un par de meses, me dirigía al bar donde trabajo. Yo estaba un poco chafao, no estaba muy animado y he de decir que precisamente estaba bajo de ánimo por preguntas sobre la Fe que no consigo responder. Buscaba algún periódico para leer pero, me encontré un bonito póster: era un paisaje precioso con una puesta de sol, un lago y un bosque. Me impresionó, y como no era de nadie me lo quedé. Pero eso no fue todo: tenía unas letras, que decían así:
Nuestra alma espera al Señor; nuestra ayuda y nuestro escudo es Él
Salmo 33:20
Lo interpreté como un guiño de Dios. Y desde luego que nuestra alma espera al Señor. En mi interior siento como una necesidad de Él. Quizás pueda sonar un poco exagerado lo que voy a decir, y no es que quiera morirme, pero sé que hasta que no deje este mundo y esté con Él, no voy a estar tranquilo. Son muchos actos, muchos errores, muchos pecados... Para aquellos que además no somos practicantes, y visitamos las iglesias sólo de turismo, por mucho que nos sintamos Católicos, nos pesa el corazón. Es esa sensación la que nos señala que sólo Dios es capaz de reparar este vacío.

6 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Creo que este tipo de comentarios los dejaré para después de exámenes.
Yo diría el día en el que viendo una procesión vi a un lado la placa en honor a Jose Antonio (hoy desaparecida) y al otro la bandera tricolor...lo tomé como una señal.

Serk dijo...

Es curioso. Mientras escribía ayer esto me acordé de lo que acabas de decir, Soldado. Lo leí en tu blog jeje

Soldado Vikingo dijo...

Normal, es la anécdota que uso siempre, la verdad es que ya la tengo muy gastada, pero vamos, que seguro que dentro de poco puedo decir otras.

Amigo dijo...

Hola. En mi vida el Señor ha intervenido en muchísimas ocasiones de una manera inconfundible, de hecho, estoy absolutamente convencido que las casualidades no existen y algún día todos lo veremos en el Juicio Universal.

Mi vida cambió radicalmente un día concreto, el de mi conversión, fué un Encuentro personal con Jesús, mi Salvador, Señor y Redentor. Desde entonces lo sigo como lo que soy; muy poca cosa, más bien nada y pecado, pero sobre todo como un hombre muy amado por Él, y es el Amor de Dios el que me transforma y logra hacer Su Voluntad en mí. ¿yo qué pongo?. Pongo mi SI, mi FIAT. Hágase en mí. Y él, con mi puerta abierta de par en par, obra. En el fondo es mi libertad l que vuelco incondicionalmente en Él y con ésta disposición acoplo mi miserable voluntad a la Suya.

El Señor ha venido a mi vida en múltiples enfermos, muy graves en sus agonías. En los pobres, salía de comprar en un hipercor algo para comer y tener en la nevera durante la semana, cuando se me acercó un pobre con una barra de pan en la mano preguntándome si tenía algo para hacerse un bocata... su mirada era Su mirada, sé que era el Señor, no me la da, no ya no me la da, ahora lo veo mejor. Al Señor lo encuentro en mi Cofersor, en mi Director Espiritual, Él me habla muy claro através de un sacerdote muy Santo, del que aprendo a ser mejor.

Recuerdo un día muy especial para mí, en el que pasé a ser su propiedad personal. "propiedad privada de Dios" podría venir a ser, suena algo raro, pero es realmente así. Desde entonces puedo decir con Alegría, vale la pena seguir a Jesús, desde entonces mi vida tiene sentido, con mis tropiezos, con levantadas, yo sigo al Señor, y caigo y me levanto siguiendo al Señor, y otra vez y vuelvo a seguirlo, y vuelta y así con más esfuerzo, con más lucha, pero también con Consuelo, Paz, Serenidad. Desde que Jesús entró en mi vida, es decir, desde que abrí mis puertas a Cristo, todo ha valido la pena, todo tiene Sentido y veo, sin obsesión ninguna, con claridad, a Dios en las cosas pequeñas y sencillas y el hambre de Dios en los soberbios, rojos, ateos y pecadores empedernidos.

Recuerdo un día que estaba en oración en el templo y se me acercó una señora mayor, que debía tener muy despistada la cabeza pues no me reconoció y me trató como si fuera un mendigo, me habló de forma muy maternal y me soltó unos céntimos mientras me hablaba de mi hambre y lo mucho que ella sufría por mi extrema necesidad... la cosa no tendría sentido si no os comento que precisamente estaba meditando ante el Señor en el Sagrario sobre la escasez de fondos y las muchas necesidades que había. Pues bien, vino a decirme en la demencia de una vieja, que Su Providencia siempre me asiste. Que me preocupo a veces como Marta y que sólo una cosa es importante, lo demás viene por añadidura.
Y así es, tú permanece fiel, más que en el sentimiento en la Voluntad, en no ofender a Dios, pero sobre todo en Alabarlo, Glorificarlo en el Sacrifico de la Santa Misa y en hacerte con Su Hijo Hostia Viva, agradable como incienso en Su Presencia y de todo lo demás ya se encarga Él, personalmente, a la manera tan peculiar que tiene de hacer las cosas nuestro Creador y Buen Padre.

No sigo, son miles de palabritas al corazón, sobre todo después de lograr por Su Gracia vencer fuertes tentaciones y tormentas sobre este frágil barquito en alta mar. Tras grandes tentaciones y pruebas, suelen vernir muy buenos Encuentros, aún en la oscuridad de la Noche.

Serk dijo...

Gracias Amigo por el magnífico comentario. Muy buenas palabras y en varias cosas me he sentido identificado. Ten por seguro que ayudas mucho con tus palabras, de verdad.

Mis saludos :)
† Cristo Rey †

Javier dijo...

Bueno, a mí el Señor me recogió del fango en una peregrinación a Fátima y ahora estoy caminando con el gracias a su Misericordia. La fe que Dios me ha dado y el Amor que me ha demostrado es la mayor suerte que he tenido nunca.
.
Hay un librito que se llama "Medjugorje el triunfo del corazón" que contiene gran cantidad de testimonios de Milagros que ha realizado Dios a través de la Virgen en este lugar tan especial.
.
Yo recuerdo que cuando estudiaba primero de arquitectura hubo un examen francamente difícil de matemáticas, eramos 75 en clase y sólo aprobaron 15 personas entre junio y septiembre, yo entre ellas. El examen de septiembre fue francamente difícil y yo le atribuyo el éxito a la Virgen María que me ayudó, porque se me ocurrió la solución de un problema de idea feliz (después de rezar, claro) y saqué un 5 que me subió a un 7, porque empezó a aprobar la profesora a partir de la nota de 3. Como digo aprobamos 15 entre junio y septiembre. Estuvo poco tiempo en arquitectura esa profesora.