30 jun. 2010

Parábola del Juicio Final

Autor: Catholic.net (fuente)

El juicio final
El final de los tiempos se muestra en esta parábola. Muestra a Cristo en su segunda venida como Rey juzgando sobre las acciones y las omisiones de los hombres. "Cuando venga el Hijo del Hombre en su gloria y acompañado de todos los ángeles, se sentará entonces en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las gentes; y separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá las ovejas a su derecha, los cabritos en cambio a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo: porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era peregrino y me acogisteis; estaba desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a
verme. Entonces le responderán los justos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos peregrino y te acogimos, o desnudo y te vestimos? o ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y vinimos a verte? Y el Rey en respuesta les dirá: En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis. Entonces dirá a los que estén a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles: porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber; era peregrino y no acogisteis; estaba desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis. Entonces le replicarán también ellos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, peregrino o desnudo, enfermo o en la cárcel y no te asistimos? Entonces les responderá: En verdad os digo que cuando dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también dejasteis de hacerlo conmigo. Y éstos irán al suplicio eterno; los justos, en cambio, a la vida eterna".

Dios quiere que todos se salven
El cielo es lo preparado desde la creación. El infierno es el estado fruto del pecado de los ángeles caídos y de los hombres pecadores. Dios quiere salvar a todos, pero los hombres son realmente libres y puedan reaccionar bien o mal. Cielo, o vida eterna, e infierno, o suplicio eterno, premio o
castigo por el amor con que se trata al prójimo en sus necesidades. La misericordia llega más allá que la justicia. Es significativa la identificación que hace Jesús del necesitado y sufriente con Él mismo. La solidaridad debe ser la norma del discípulo que quiere alcanzar el reino eterno. Aunque el hombre no sea consciente de ello, Dios contempla las acciones y las omisiones de cada uno, y todos serán juzgados por la calidad de su amor.

Ten por seguro que te atormentarán las tentaciones, que el Diablo no te dejará en paz,
Dios estará contigo, caigas o no caigas, pero no te va a hacer el trabajo,
te ayudará, cual padre ayuda a su hijo a caminar, pero no camina por él, sino para él,
para que crezca y sea de ayuda eterna.
Después de la tormenta siempre viene la calma.
Que tu lucha interna sea motivo de orgullo, para celebrarlo junto a Dios.
Que Dios te guíe, hermano. Si luchas por Él, estarás luchando por ti mismo.

27 jun. 2010

Un alma para el espacio litúrgico (III)


CRITERIOS HETERODOXOS

Examinemos en segundo lugar las insuficiencias funcionales. Proyectar una iglesia requiere una comprensión de los lugares de celebración, en especial la tribuna para la lectura de la Palabra de Dios y el altar en el cual se renueva el sacrificio del Calvario. El proyecto debería partir por el altar y no por el revestimiento.

Desde este punto de vista, las principales responsabilidades por el carácter inadecuado de las iglesias modernas recaen sobre quienes las encargan.

En 1960, la publicación del libro Liturgy and Architecture, de Peter Hammond, tuvo notable resonancia en Inglaterra e Irlanda. Aun cuando la escribió un anglicano, la obra tuvo gran influjo sobre la planificación de las iglesias católicas. El autor sostiene que la iglesia es la “Casa del pueblo de Dios” (domus ecclesiae) (1) más que un edificio dedicado a la adoración de Dios (“Casa de Dios” o domus Dei). Poniendo el acento en un funcionalismo radical, propone un espacio idóneo para reunir la asamblea en torno al altar, destacando la acción misma de reunirse.

De este modo hay un rechazo al valor central de la Eucaristía y la naturaleza jerarquica de la Iglesia, cuyo origen reside en el sacrificio del altar. El edificio para el culto es considerado ciertamente semejante a los organismos vivos, pero de tipo elemental, como la ameba o el paramecio (2). Éstos serían los nuevos términos de comparación para diseñar una iglesia, ya no el cuerpo humano, como se ve en cambio en los tratados de arquitectura del Renacimiento. En realidad, no es trivial el hecho de que los autores de los manuales introduzcan la figura humana, señalada por Vitruvio como “medida de todas las cosas”, en el interior de la planta de las iglesias en cruz latina, en un juego de rebotes simbólicos entre los miembros vivos del Cuerpo Místico y las partes del organismo arquitectónico.

La Reforma litúrgica que tuvo lugar despues del Concilio Vaticano II fue llevada a la práctica por liturgistas y teólogos que comprendieron indebidamente los principios eclesiológicos. Es conocida la interpretación neomodernista de documentos del Concilio, como Sacrosanctum concilium y Lumen gentium. Recordemos que esos documentos no hablan de la Iglesia únicamente como Pueblo nuevo di Dios (3), sino también como Cuerpo Místico de Cristo y Templo del Espíritu Santo.

Para proyectar los lugares donde la Iglesia local se reúne para celebrar los sacramentos, es necesario referirse precisamente a estas definiciones trinitarias. Se trata efectivamente de las ideas centrales a partir de las cuales la Iglesia se conoce a sí misma y los cristianos se conocen a sí mismos como miembros de la Iglesia. Uno de los motivos por los cuales la arquitectura para el culto carece de un “lenguaje sacramental” es el debilitamiento de esta comprensión.

¿Cuántos liturgistas tienen hoy un sentido “sacramental” de la liturgia? ¿Cuántos tienen fe en la eficacia sobrenatural de la gracia? ¿No será que para ellos la señal tiene valor prescindiendo de la realidad significada? La Misa es una partecipación profunda en las realidades espirituales mediante una compleja estructura simbólica (las formas de disposición de la iglesia, los ministerios, la vestimenta, los objetos del culto, las palabras, las oraciones, los movimientos, los gestos). ¿Cuántos liturgistas se basan en una comprensión real de la persona umana para definir los espacios y momentos de la celebración? Es preciso considerar el modo de relación del hombre con el espíritu a través de la materia, por medio de la memoria, la imaginación, la percepción estética, los sentidos, las emociones y los pensamientos: todas las potencias empapadas por una vida de auténtica oración.

-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-

(1) No habría excepción alguna a esta definición clásica, si no fuese por el hecho de que se altera radicalmente el sentido original: Dios es considerado de tal manera inmanente con su pueblo que desaparece del todo.
(2) Peter Hammond, Liturgy and architecture, Barrie and Rockliff, London 1960, pp. 11, 28 e 38.
(3) Pueblo con la P mayúscula, sociedad sobrenatural organizada por el Fundador divino, y no multitud anárquica animada por un dios desconocido.

25 jun. 2010

La Oveja Perdida

Autor: Catholic.net (fuente)

En la enseñanza del reino, Jesús insiste en la necesidad de la fe y del buen uso de la libertad. También en el premio y el castigo. Pero quedaría incompleta la riqueza del reino, si no se mostrase también como un reino de misericordia y perdón. La enseñanza de Jesús sobre el perdón es constante en toda su vida.


Parábola de la oveja perdida
Se le acercaban todos los publicanos y pecadores para oírle. Pero los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos. Entonces les propuso esta parábola: ¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la que se perdió hasta encontrarla? Y, cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso, y, al llegar a casa, convoca a los amigos y vecinos y les dice: Alegraos conmigo, porque he encontrado la oveja que se me perdió. Os digo que, del mismo modo, habrá en el Cielo mayor alegría por un pecador que hace penitencia que por noventa y nueve justos que no la necesitan.

La alegría que le producen los noventa y nueve justos -la mayoría- no parece suficiente al buen pastor, que piensa en el que está perdido, y –después de dejar seguros a los fieles- busca al extraviado. Nadie es indiferente al Señor; cada uno vale mucho a sus ojos; le duele la situación del perdido; sufre y quiere salvarle y se alegra con todos cuando lo ha recuperado. El perdón tiene el rostro de la alegría por los que vuelven al redil seguro y reconfortante.

23 jun. 2010

"DIOS, ¿por qué no te respetan?"

Autor: Zadlander
Click AQUÍ o en la imagen

20 jun. 2010

Un alma para el espacio litúrgico (II)


EN LAS RAICES DEL MALESTAR

¿De dónde partir entonces nuevamente? Por una parte, es preciso que los edificios para el culto sean bellos; por otra, es necesario que cumplan debidamente la función para la cual se proyectan. Ambas exigencias están íntimamente vinculadas.

Consideremos ante todo las dificultades en el ámbito estético. En la sintaxis de la arquitectura moderna se ha excluido por principio la decoración, componente indispensable para proyectar las iglesias católicas (1). Éste es el motivo esencial por el cual las iglesias modernas son desnudas, casi como si fuesen sometidas a una furia iconoclasta preventiva. La concepción de Dios del arquitecto, comúnmente abstracta, se expresa con una grandilocuencia de volúmenes injustificada (2). En las paredes desnudas se ponen imagenes de las Tres Personas divinas, la Virgen y los santos desvinculadas del conjunto de la obra, que podrían sacarse o cambiar de sitio sin modificar el efecto general. Se entra en ambientes anodinos, sin saber adónde dirigirse, puesto que no hay un motivo especial para que el crucifijo o el tabernáculo se encuentren en un lugar u otro.

La liturgia católica necesita el ornamento simbólico porque las señales evocan y actualizan hechos históricos. Además, la Revelación atribuye gran valor al cuerpo y la materia. El arte moderno carece de recursos para expresar esta verdad, entre otras cosas porque se dirige a una élite de intelectuales y no a una comunidad variada de fieles comunes. Si alguien quisiera entrar en nuevos recorridos de desarrollo de la arquitectura y las artes figurativas, debería considerar el mérito de los motivos que han llevado a las vanguardias a rechazar la representación del cuerpo. Éste es el problema central, y no el de las técnicas, puesto que el programa iconográfico del espacio litúrgico se presta para complejas instalaciones, de gran actualidad. No es indispensable comenzar nuevamente a pintar las paredes al fresco (técnica por lo demás desconocida por la mayor parte de los artistas contemporáneos). Podría intentarse, por ejemplo, el uso de videos, siempre que ayude a describir en su integridad el misterio cristiano.


-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-

(1) En realidad, el ornamento es necesario para garantizar el carácter de cualquier obra de arquitectura, si expresa simbólicamente sus funciones.
(2) Un edificio no es una escultura. El hecho de hacer irrumpir en el escenario urbano una iglesia con forma de buque o carpa no contribuye a ordenar un paisaje caótico ni a organizar el aula de culto. El templo católico es totalmente distinto al templo griego, ya que el espacio interno es más importante que el volumen externo y se estudia con sumo cuidado.

19 jun. 2010

Pergamino de Chinon [traducción]

Autor: Iskander (fuente)
Haz click encima de la imagen

¡Enlázanos!


Preciosa imagen que nos regala nuestro amigo LEAL, para quien desee enlazar éste blog con dicha imagen (a mi juicio, muchísimo mejor que las otras dos).

1000 RAZONES para CREER

16 jun. 2010

Desde mi Cruz...

Te escribo desde mi cruz a tu soledad, a tí, que tantas veces me miraste sin verme y me viste sin escucharme. A tí, que tantas veces prometiste seguirme de cerca y sin saber por qué te distanciaste de las huellas que dejé en el mundo para que no te perdieras.

A tí, que no siempre crees que estoy contigo, que me buscas sin hallarme y a veces pierdes la fe en encontrame, a tí, que a veces piensas que soy un recuerdo y no comprendes que estoy vivo.

Yo soy el principio y el fin, soy el camino para no desviarte, la verdad para que no te equivoques y la vida para no morir.

Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y para morir. Yo fui libre hasta el fin, tuve un ideal claro y lo defendí con mi sangre para salvarte.

Fui maestro y servidor, soy sensible a la amistad y hace tiempo que espero que me regales la tuya. Nadie como yo conoce tu alma, tus pensamientos, tu proceder, y sé muy bien lo que vales.

Sé que quizás tu vida te parezca pobre a los ojos del mundo, pero yo sé que tienes mucho para dar, y estoy seguro que dentro de tu corazón hay un tesoro escondido; conócete a tí mismo y me harás un lugar a mí. ¡Si supieras cuánto hace que golpeo las puertas de tu corazón y no recibo respuesta!

A veces también me duele que me ignores y me condenes como Pilatos, otras que me niegues como Pedro y que otras tantas me traiciones como Judas.

Y hoy, te pido paciencia para tus padres, amor para tu pareja, responsabilidad para con tus hijos, tolerancia para los ancianos, comprensión para todos tus hermanos, compasión para el que sufre servicio para todos.

Quisiera no volver a verte egoísta, orgulloso, rebelde, disconforme, pesimista. Desearía que tu vida fuera alegre, siempre joven y cristiana. Cada vez que aflojes, búscame y me encontrarás; cada vez que te sientas cansado, háblame, cuéntame.

Cada vez que creas que no sirves para nada no te deprimas, no te creas poca cosa, no olvides que yo necesité de un asno para entrar en Jerusalén y necesito de tu pequeñez para entrar en el alma de tu prójimo. Cada vez que te sientas solo en el camino, no olvides que estoy contigo.

No te canses de pedirme que yo, no me cansaré de darte, no te canses de seguirme que yo no me cansaré de acompañarte, nunca te dejaré solo, me tienes a tu lado para ayudarte.

Te quiere mucho,

tu amigo Jesús

13 jun. 2010

Un alma para el espacio litúrgico (I)

Durante las próximas semanas vamos a dedicar los domingos a la arquitectura religiosa y, en consonancia con la "línea editorial" de este blog traeremos cada semana un fragmento de un artículo del arquitecto italiano Ciro Lomonte sobre liturgia católica y arquitectura.


IGLESIAS FEAS

Las iglesias modernas no convencen. Al visitarlas, se percibe la dificultad de los contemporáneos para expresar lo trascendente en las obras de arte sacro. Los fieles están condenados a frecuentar iglesias parecidas a menudo a gimnasios, garajes, supermercados, escuelas o directamente piscinas. Tal vez la intención de quienes las diseñaron era reproducir las situaciones de la vida cotidiana en los lugares destinados al encuentro con la Trinidad. Y sin embargo en estos ambientes enajenantes no se logra establecer relación alguna con Dios ni con los hombres. Se advierte a veces la soledad como en ningún otro espacio. Y uno piensa que la iglesia ya no es el lugar donde se ora, sino donde tiene lugar la asamblea, precisamente como ocurre en las aulas de culto protestantes.

Se dice que las iglesias modernas son feas. Hoy en día una afirmación de este tipo corre riesgo de carecer de sentido, aun cuando ciertos estilistas suelen poner de moda lo feo en las prendas de vestir. ¿Qué es de hecho lo bello? ¿Como puede atribuir un valor universal al objeto de la percepción estética quien profesa el relativismo más dogmático?

Iglesia de S. Lucas en Graz (Austria). De izquierda a derecha y de arriba abajo: Altar Mayor, Tabernáculo, Lámpara del Santísimo y vista general.

La arquitectura moderna del siglo XX también ha producido obras de arte en este ámbito. El problema es que son un monumento del arquitecto a sí mismo, como el santuario de Ronchamp, de Le Corbusier, o las iglesias de Alvar Aalto. Desde este punto de vista no son arquitecturas logradas, ya que podrían emplearse para otros fines, operación que resultaría imposible en el caso de la catedral de Chartres o de S. Carlino alle Quattro Fontane.

Alvar Aalto, Iglesia de Santa María Asunta. Riola di Vergato, Bolonia, Italia, 1978.

Es comprensible la insatisfacción que dio origen hace más de veinticinco años a movimientos como el de la arquitectura tradicional, una corriente artística que propugna un retorno a las formas del pasado; pero el remedio es peor que el mal, por cuanto es más bien irrazonable proponer nuevamente en cemento armado estilos nacidos en otras épocas, en otras culturas, con otros materiales y distintas soluciones tecnológicas.

La arquitectura tradicional, cuyo exponente más destacado es Léon Krier(1), tiene gran difusión en los países anglosajones, donde cuenta con numerosos seguidores entre los arquitectos de iglesias. Estos últimos hacen un pésimo servicio a toda la Iglesia Católica, además de sus clientes, pertenecientes a grupos con nostalgia del Concilio de Trento. Ellos olvidan que la modernidad secularizada es hija – por más que sea una degeneración – de la religión católica, la única que siempre ha valorizado plenamente la razón. Ciertamente, el tradicionalismo es la fe muerta de los vivos y la Tradición auténtica es la fe viva de los muertos. El renovado diálogo entre fe y arte pasa necesariamente por la curación de los focos infecciosos que han condicionado negativamente el desarrollo de la civilización occidental.

Ejemplo reciente de arquitectura religiosa tradicional. Thomas Gordon Smith. Seminario de Nuestra Señora de Guadalupe. Denton, Nebraska, Estados Unidos, 2000.


-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-oOo-
(1) Ver Léon Krier, Architettura. Scelta o fatalità, Laterza, Bari 1995. El proyectista luxemburgués, más que en la difusión del estilo clasicista que le dio fama en los años 80, actualmente está interesado en la promoción de una planificación urbanista – New Urbanism – centrada en los elementos que no pueden desaparecer en la vida social.

11 jun. 2010

¡Vive como las flores!

-Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes, algunas son indiferentes, siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

-¡Pues viva como las flores!- le contestó el Maestro.

-¿Cómo es vivir como las flores?- preguntó el discípulo.

-Mire, ponga atención a esas flores -continuó el Maestro, señalando lirios que crecían en el jardín-. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra macule la frescura de sus pétalos. Es justo angustiarse con sus propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás lo incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no suyos. Si no son suyos, no hay motivo para molestarse. Ejercite, pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera. Esto es vivir como las flores, así que... ¡Vive como las flores!

...y sé un@ lob@ valiente, noble, y feliz

10 jun. 2010

Presentación de un colaborador

Serk me ha enviado una invitación para participar en tu nuevo blog. Los que me conozcan sabrán que desde mi blog "Reflexiones sobre un clasicismo contemporáneo" he tratado en ocasiones temas de arte y arquitectura sacra, pues creo que son también necesarios para el fortalecimiento de la Fe. Muchas veces nos encontramos ante parroquias de barrio que son francamente feas y que parecen cualquier cosa menos una iglesia, o ante manifestaciones artísticas que se dicen Católicas pero que le hacen muy flaco favor a la Iglesia. Y como reacción ante ese arte evidentemente feo muchas veces no vemos otra opción que volver a tiempos preconciliares simplemente por la búsqueda del boato y misticismo de la misa tridentina; muchos tradicionalistas lo son por estética y precisamente por eso erran en sus argumentos y no pueden defenderse en una conversación estrictamente artística.

El tradicionalismo y la vuelta a la misa tridentina es una manera de reaccionar ante una modernidad y un Concilio Vaticano II mal entendidos que han hecho mucho daño a la Iglesia. Pero la defensa de ese tradicionalismo es compleja ante quienes tienen el arma de la modernidad bien cargada y apuntando. Es por eso por lo que, a la vez que pruebas, necesitamos argumentos para defendernos e intentar convencer, recuperando así el diálogo y sobre todo el apostolado.

Mi intención es por tanto publicar artículos de artistas católicos o de católicos en general hablando de arte (tengo en preparación algunos textos del Papa Benedicto XVI), para intentar por una parte entender la complejidad del arte religioso contemporáneo, su evidente fracaso, y la necesidad de un Renacimiento artístico y religioso que trascienda la mera renovación e inunde todos los aspectos de la sociedad.

e gustaría publicar artículos de forma semanal; al ser artículos largos y de temática un poco densa creo que necesitan un poco de tiempo para que quien lo lea tenga tiempo suficiente para leerlo y reflexionar antes de publicar el siguiente.

9 jun. 2010

Apocalipsis 22: 11-16

El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.
HE AQUÍ YO VENGO PRONTO, Y MI GALARDÓN CONMIGO, PARA RECOMPENSAR A CADA UNO SEGÚN SEA SU OBRA.
YO SOY EL ALFA Y LA OMEGA, EL PRINCIPIO Y EL FIN, EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO.
Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.
Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, Y TODO AQUEL QUE AMA Y HACE MENTIRA.
YO JESÚS HE ENVIADO MI ÁNGEL PARA DAROS TESTIMONIO DE ESTAS COSAS EN LAS IGLESIAS. YO SOY LA RAÍZ Y EL LINAJE DE DAVID, LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA.
Apocalipsis 22: 11-16

Fuente: de ¿? a través de correo electrónico

8 jun. 2010

1000 RAZONES para CREER


Bienvenido,

antes de nada, decir que éste blog...

  • No forma parte de ningún colectivo religioso o político
  • No va contra ninguna ideología o religión
  • Está a favor de la Cristiandad, sinónimo de Libertad, Justícia y Paz
El blog 1000 RAZONES para CREER nace para...

  • Defender el Cristianismo del Laicismo totalitario
  • Inculcar el Bien en nosotros mismos
  • Demostrar 1000 razones para creer en la Fe Cristiana
Éste es un rincón cristiano que principalmente se centra en demostrar la existencia de DIOS, así como ayudar a fortalecer la fe a aquellas personas "débiles de fe".

Con la ayuda de todos los colaboradores, y con la ayuda de
DIOS, haremos triunfar la única vía para la Libertad: la Verdad.

¡Muchas Gracias!
Y bienvenido ;-)