2 nov. 2012

BABEL: SUICIDIO, EUTANASIA Y ABORTO

Por Aryan:
Sé que este artículo no va a ser del agrado de los conservadores/cristianos "al uso", pero yo he sido siempre un librepensador, y por tanto mi conservadurismo es propio, tal como lo es mi interpretación de la Escritura. Me decidí a escribir este artículo a tenor de la gran confusión (de ahí el título en hebreo) que hay entre el suicidio, la eutanasia y el aborto, tanto en la derecha como en la izquierda, dando a entender que los tres actos son equivalentes y tienen que ir por fuerza en el mismo "pack" ideológico. De esta forma, se piensa que
estár a favor del "pack" es inherente a la izquierda, y estar en contra inherente a la derecha. Pero lo cierto es que ese pensamiento, que no por popular deja de ser sectario y miope, no tiene base si se examinan fríamente los hechos, la moral y la Escritura. Primero, voy a dar mi definición de asesinato, ya que es imprescindible para entender el resto del razonamiento. Es asesinato, en mi definición "La privación deliberada de la vida de una persona por parte de un sujeto ajeno que ejerce una voluntad ajena a la de la víctima". ¿Por qué es así, y no simplemente "la privación deliberada de la vida de una persona"? Comparémoslo con el robo: ¿considerarían ustedes robo el que una persona se sustrajera a sí misma una propiedad, por ejemplo una tarjeta de crédito? ¿considerarían ustedes robo el que esa persona regalase la susodicha tarjeta a un individuo de su elección? Ahora seguramente estarán pensando "¿como se atreve a comparar el asesinato con el robo?", y yo les respondo que la comparación, sentimentalismos aparte, es del todo correcta, ya que el asesinato es, en esencia, un ROBO DE VIDA. Y esto no es contradictorio con que se le considere un delito de mucha más gravedad, ya que la gravedad de un robo también es proporcional al valor de la propiedad robada: un hurto de ratero no se castiga igual que una estafa multimillonaria, o el robo de un diamante, sencillamente porque prima el criterio de la unicidad en la cualidad (y secundariamente en la cantidad) de la propiedad robada. ¿Qué propiedad más única y superior en cualidad (y secundariamente en cantidad) de más valor que la vida humana? Por esto es justo y lógico considerar al asesinato un robo de vida, y a la vez merecedor de una categoría aparte en la escala criminal. Sin embargo, aún aceptando lo anterior, podrían replicarme que "la propiedad de la vida no es nuestra sino de Dios, pues es el Creador quien insufla el Espíritu, y ha creado la Materia". Muy bien,  les respondo que en efecto, la vida es en última instancia propiedad divina, pero que ese hecho se extiende literalmente a TODA la Creación, no solo a la vida humana, por lo cual, ruego a los dogmáticos fundamentalistas que sean coherentes con su propia doctrina, e imiten a los jainistas paganos (que llegan a filtrar el agua para no ingerir insectos accidentalmente, matándolos en el proceso). Y Dios nos da propiedad sobre la Creación en el Génesis, de modo que tenemos el derecho de administrar la Materia como queramos en la medida de nuestros recursos, aunque luego tendremos que asumir las consecuencias de nuestra regencia, tanto buenas como malas. Por tanto, y teniendo en cuenta que además no hay ningún pasaje, ni el Antiguo ni en el Nuevo Testamento, que prohíba específicamente el suicidio, lo lógico es pensar que tenemos cierta potestad DELEGADA sobre nuestro cuerpo, ya que no creo que ningún  teólogo serio piense que el humano suicida es capaz de destruír el Espíritu (sobre el que no se nos da potestad) al destruir su cuerpo (Materia). Aclarada esta base lógica, pasemos a examinar los tres supuestos, en justo orden:

EL SUICIDIO: no es asesinato, porque no hay una oposición de voluntad entre el ejecutor y el sujeto del acto, ya que son el mismo. No puede ser un robo de vida, ya que robarse a sí mismo es un absurdo imposible, un oxímoron. Se podría decir que el suicidio es la muerte más armoniosa posible, entendiendo armonía como coincidencia de la voluntad con el acto ejecutado.

LA EUTANASIA: esencialmente es un suicidio asistido, en los casos en los que el suicida no tiene capacidad para ejecutar su propia voluntad. En este caso, inculpar al practicante de asesinato es doblemente absurdo, ya que, en el caso de que hubiera accedido por voluntad propia sería simplemente una herramienta física, similar en culpabilidad al cuchillo empleado por un suicida capaz de cortarse el cuello. Su voluntad es la del suicida, pero al ser un sujeto físicamente ajeno actúa al servicio de otro, igual que una marioneta se mueve por la voluntad de su titiritero. Aunque tenga juicio independiente, si ha unificado su voluntad con la del suicida, es semejante a aquel que recibe una propiedad que otro le entrega de forma voluntaria. En el caso de que hubiera sido coaccionado para ello (algo indeseable para un libertariano como yo, que piensa que ni la compasión ni la caridad pueden ser legítimas si son forzosas, y por tanto apoyaría la objeción de conciencia de aquellos practicantes que se negasen a eutanasiar por motivos morales), no solo no debería acusársele de asesinato, sino que debería tratársele como VÍCTIMA de una coacción, similar al caso de alguien a quien le obligan a aceptar una propiedad que no desea y que encima encuentra repugnante en sus manos.

EL ABORTO: esto SÍ es un asesinato, ya que: tanto bíblica como científicamente, la vida (exclusividad genética) comienza en la concepción, siendo la humanidad contenida en el cigoto de la misma manera que un árbol está contenido en su esencia en una semilla: matar a uno equivale a matar a otro, siendo la diferencia meramente temporal, semejante a la que separa a un recién nacido de un anciano decrépito, o un brote de un tocón moribundo. Dado que por instinto, el ser humano desea vivir, y que un cigoto, feto o bebé no es capaz por naturaleza de razonar por sí mismo, no puede contravenir voluntariamente ese instinto, y por tanto no puede desear específicamente el suicidio. Por tanto, el aborto voluntario es el infanticidio de una madre sin escrúpulos que desprecia la vida y la voluntad instintiva de su propio hijo, considerándolo como un pedazo de su cuerpo sobre el que puede disponer, siendo que no es así: en el caso del aborto, el propietario de la vida del bebé nonato es el propio infante, y si su voluntad no es morir, nadie tiene derecho a robarle su vida. A su vez, el practicante que ayude a la madre infanticida, es por tanto cómplice de asesinato. Por tanto, ambos deben ser ejecutados tal como ordena la Biblia para los asesinos. La única excepción (y condicional) a este caso es la presencia de malformaciones graves que hagan la vida del niño un suplicio infernal, si es que llega a nacer vivo o a vivir más de unas horas/días. En este caso, podría considerarse eutanasia, si se cumplen los siguientes requisitos:

-Dar un nombre al niño, y que quede registrado como hijo ANTES de la operación.
-Narcotización absoluta del feto: la eutanasia no debe realizarse con dolor, ya que la muerte tortuosa jamás podrá ser una muerte compasiva, y un ser tan puro como un bebé no merece sino la máxima compasión posible. De hecho, a ser posible, y ya que el organismo del bebé es mucho más frágil que el de la madre, abogaría por eutanasiarlo mediante una sobredosis de narcótico, que no fuera letal para el organismo adulto de la madre, y que provoque una muerte dulce semejante a un sueño profundo y eterno.
-La extracción del cadáver debe realizarse con el máximo cuidado y respeto, nada de quemarlo ni despedazarlo: a ser posible se realizará el equivalente a una cesárea, cortando el cordón umbilical y separando este y la placenta del feto, pues son distintos en esencia, ya que el feto es un ser humano individual con respecto a la madre, no una parte de la misma.
-Exequias fúnebreas adecuadas, envolviendo el cuerpecito en una mortaja blanca, dandole cristiana sepultura con un sacedote oficiando el funeral y su nombre inscrito en una lápida. En cuanto al tiempo de vida que ha de inscribirse, mi sugerencia sería inscribirla en meses a partir de la concepción, pues es el principio lógico aún por encima del nacimiento.

En el caso de incumplir cualquiera de estos requisitos, se consideraría asesinato, ya que el no haber respetado la paz y el honor del nonato es indicativo de que el acto no ha sido por compasión (eutanasia) sino por inquinidad o conveniencia (aborto).

Como conclusión final, diré, que si fueran coherentes y razonaran en lugar de aderirse como borregos a postulados prefabricados, tal vez la posición de la derecha y la izquierda en este asunto sería muy diferente, ya que dado que la derecha defiende como valor la propiedad y la moral (donde se incluye la compasión y la dignidad) debería apoyar el suicidio y la eutanasia tal como los he descrito (oponiéndose sin embargo al aborto), mientras que la izquierda, ya que defiende como valor el colectivismo y la amoralidad, debería defender únicamente el aborto y oponerse al suicidio y a la eutanasia, ya que para esta gente, la moral es "un engaño burgués" y la vida "propiedad estatal del proletariado". En cualquier caso, espero que mi escrito haya servido para que al menos aquellas personas inteligentes con un cierto nivel de librepensamiento se replanteen sus dogmas ya asumidos, y reflexionen sobre estas cuestiones, sobre ellos mismos y sobre su propio pensamiento.
Autor: Aryan 
11/10/2012
NOTA. El presente artículo no necesariamente está compartido por el resto de autores de este blog.

22 comentarios:

Wafah dijo...

Puedo estar de acuerdo contigo en tu postura ante el Suicidio y la eutanasia pero discrepo totalmente en la posición que mantienes sobre el aborto.

Me parece muy bien que el cristianismo considere que la vida humana deba ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción, pero en el Islam no está claro cual es el momento en que la vida comienza y por tanto da lugar a que el aborto pueda tener un sustento real.
Un momento que no coincide necesariamente con la concepción, y que varía según las distintas escuelas jurídicas, según los distintos autores, e incluso según los distintos hadices, desde los que sostienen que ello sucede los cuarenta días de la concepción, hasta los que defienden que han de transcurrir hasta ciento veinte días, cuatro meses nada menos, para que ello ocurra.

Aparte, sobre el aborto no se hace ninguna referencia en El Corán. De hecho, si se hubiera querido prohibir el aborto, el conjunto de aleyas (versículos) en el que este mandato se halla recogido habría sido bastante propicio para hacerlo, por hablarse de la fornicación (C. 17, 32), del asesinato (C. 17, 33), de los huérfanos (C. 17, 34)... cosa que, sin embargo, no se hace.

A modo de ejemplo, un hadiz recogido por Al Bujari sostiene que según Abu Huraira, habría dicho Ibn Mas´ud: “Oí al Mensajero de Allah decir: ‘Cuando el óvulo fecundado cumple cuarenta y dos noches Allah envía a un ángel para que le dé forma, le dote de oídos y vista y le dé su piel, su carne y sus huesos’”.

De aquí se desprende que la postura favorable al aborto tambien pueda tener cabida en el Islam, lo mismo que la contraria, y debe ser la mujer la que decida si sigue adelante con el embarazo en determinados supuestos que debe tasar la ley, y que creo que recoge perfectamente la legislación española actual.

Saludos.

Serk1492 dijo...

Comparto la crítica del aborto a grandes rasgos, aunque lógicamente no la del suicidio y la eutanasia.

Eutanasia. Independientemente de los motivos para llevarse a cabo, la eutanasia sigue siendo la privación de vida de una persona, sea ésta la suya o la de otra. Puede ser comprensible en algunos casos, pero no justificable. Los minusválidos tienen derecho a unas condiciones adecuadas en la sociedad, y la misión del prójimo ha de ser que estas minusvalías no le impidan tener esperanza, que es uno de los pilares de la vida, el propio aliento de la vida, por así decirlo.

Suicidio. También rechazo el quitarse la vida uno mismo, aunque es triste que una persona pueda llegar a este extremo, y por tanto también hay que ser comprensivo. Pero siempre se ha de intentar evitar este fenómeno (que por cierto va tan silenciosamente como peligrosamente en aumento). Igual que con la eutanasia, la sociedad ha de infundirse esperanza a sí misma. Suicida a menudo es aquel que no tiene esperanza y por eso se priva de su vida. Contando que es también un rechazo al privilegio de Dios, pese a que al mismo tiempo, repito, podamos ser comprensivos.
El suicidio, en definitiva, va contra natura, pues la naturaleza de todo ser vivo es vivir.
Es cierto que haya casos en los que la desesperanza se apodere de una persona que finalmente la arrastre al suicidio, en cuyo caso habrá que apelar a la comprensión y la misericordia de Dios, pero en definitiva no es un buen fenómeno y hay que luchar contra él de una manera que no se hace: concienciando e infundiendo esperanza en un mundo cada vez más negro.

Wafah
pero en el Islam no está claro cual es el momento en que la vida comienza
Pero es que al margen de lo que digan las religiones, la misma ciencia prueba que es en el momento de la concepción.

Wafah dijo...

Serk, eso de que la ciencia prueba que la vida comienza en el momento de la concepción es harto discutible. Hay cientificos con unas opiniones y otros con otras, así que no des por sentado algo que está en completa discusión. te aconsejo que eches un vistazo a este articulo de Enrique Miret Madalena, un reputado teólogo católico.

http://elpais.com/diario/1983/05/25/espana/422661601_850215.html

Saludos.

Serk1492 dijo...

Ya, pero yo no hablo de opiniones, sino de demostraciones.

http://es.catholic.net/sexualidadybioetica/284/705/articulo.php?id=30824

Hay más de un científico abortista que pese apoyar el aborto, no cuestiona la humanidad del feto. Con lo cual, quedándonos con su objetividad y no con su postura personal, la humanidad del feto es completa en la concepción.
No es ninguna palomita que hace "bloppp" y se humaniza, como te dijeron una vez.

Por no hablar de los que dicen que el feto "no es el mismo" entre el día uno y el día cincuenta. ¡Por supuesto que es el mismo! Es el mismo ser, solo que ha crecido. Sería incapaz de detallarme el momento exacto en que "se humaniza" entre los días 2 y 49.

Wafah dijo...

Serk, el título del articulo del enlace que has puesto es:
Declaraciones de eminentes científicos sobre el inicio de la vida
Hay otras declaraciones de otros cientificos que dicen lo contrario asi que de demostración nada de nada. Y, por cierto, una página web catolica que va a decir...

Una cosa es un embrion, otra un cigoto y otra un feto. No se puede comparar una cosa con la otra. Darle autonomia o vida propia a un embrión me parece realmente exagerado.

Según el Código Civil solo se es persona cuando se nace:

Artículo 29.

El nacimiento determina la personalidad; pero el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables, siempre que nazca con las condiciones que expresa el artículo siguiente.

Artículo 30.

La personalidad se adquiere en el momento del nacimiento con vida, una vez producido el entero desprendimiento del seno materno.

por tanto, mientras que está dentro del utero materno no hay personalidad jurídica y por eso es complicado darle la misma protección jurícdica a un feto que a la madre que lo lleva.

Saludos.

Practicante dijo...

Whafa: embrión, cigoto y feto son distintas formas físicas de un humano y por tanto de un alma. También hay diferencias entre un bebé y un anciano, muchas más a la vista que entre un feto y un bebé, y ambos son igualmente humanos.
Contemplo que copias el Código Civil. ¿De veras crees que unos documentos puestos ahí por una serie de personas y que mañana mismo puede modificar esa misma serie de personas, tiene más relevancia que la ciencia? Si así lo acatas estás cuestionando la vida y poniéndola en entredicho. La vida no se discute, la vida ES.
Seguramente pretendes acallar tu conciencia con estos argumentos, pero bien sabes en el fondo que si mañana "echas un polvo" y te quedas embarazada y abortas, tendrías un remordimiento, porque a la conciencia no se le engaña.
Un saludo y paz en Cristo.

Aryan dijo...

Wafah: es cierto lo que dices (aunque sí hay algunos islamistas que se oponen férreamente al aborto), pero eso no hace sino confirmar lo que ya te dije en el otro blog: eso de las “religiones del Libro” es una patraña, un absurdo contradictorio, ya que hay cosas por completo incompatibles entre nuestras cosmovisiones, y el tema del aborto es uno de esos casos. Esto que dices, me refuerza en mi creencia de que el islamismo es una forma de satanismo, y de que el Anticristo (Al-Mahdi), el Falso Profeta (el “Jesús” falso que hará apostatar a los cristianos, engañándolos para que adoren al Anticristo) y la Gran Prostituta (NO pretendo aludirte en esta ocasión, solo cito a la que según la Biblia cabalga la Bestia y se “embriaga con la sangre de los santos” -buena definición de una abortista-) serán islámicos. Por otra parte, el abortismo islámico se ve frenado en sus países de origen por un puritanismo extremo, que aunque hipócrita en ocasiones, es infinitamente preferible al zorrerío del Occidente ATEO actual. También, el machismo negativo (diferente del machismo positivo tradicional de Occidente) que subordina a la mujer al hombre y la mutila ritualmente por considerarla un semoviviente, ayuda a frenar el abortismo.

En cuanto a las leyes, yo como cristiano pienso que si las leyes de los hombres contradicen la Ley de Dios, es derecho y deber moral del cristiano ejercer la sedición. Y que la mujer no puede disponer de la vida de su hijo como le plazca, aún cuando este dependa de ella para sobrevivir (por esa regla de tres se podría asesinar impunemente a los lactantes, que también dependen de sus madres para alimentarse, o a los neonatos, que precisan de incubadoras).

Saludos.

Aryan dijo...

Serk: ¿Por qué “lógicamente”?

Eutanasia: yo no he dicho que no sea algo serio, o que deba administrarse como quién se toma una aspirina. Pero sí critico la persecución penal impía y estatista a la que se ven sometidos los familiares de enfermos que la piden y que acceden por un sentimiento de piadosa misericordia y compasión. Bíblicamente no se condena específicamente, aunque la mayoría de intérpretes lo cuelen por defecto en el “No asesinarás” (es decir, “no matarás ilícitamente”, traduciendo correctamente). En cuanto a los minusválidos, su necesidad no les aporta ningún “derecho” especial que puedan imponer estatalmente, pero sí pienso que tener deferencia para con ellos es parte de la compasión y caridad voluntarias, que son uno de los posibles frutos de la Verdadera Fe (es decir, de la Gracia Salvadora). Por otro lado, hay que tener en cuenta que los antiguos tenían una Ciencia Mistérica de origen Divino que les permitía sanar milagrosamente a enfermos incurables, cosa que aún la ciencia humana moderna no ha conseguido emular en muchísimos casos, ni siquiera a costa de tratamientos que solo pueden calificarse de tortuosos. Con esa Ciencia perdida en el Tiempo (en parte gracias a las diversas inquisiciones que genocidaron a los iniciados), hay veces que la eutanasia es la única salida para la piadosa compasión del hombre de hoy. Respecto a la esperanza, cuidado, porque es un arma de doble filo: hay quien dice que es como la zanahoria inalcanzable que se pone delante del burro para obligarle a avanzar.

Suicidio: en este punto mi postura es esencialmente que es un asunto estrictamente privado, ya que a diferencia de la eutanasia, no implica a terceras personas. Si bien, es un acto serio que en ningún caso ha de interpretarse como un “juego” de ninguna clase. En cuanto a lo de “intentar evitar este fenómeno”, en ocasiones ese argumento es usado como excusa por los psicópatas de las instituciones para dar rienda a un sadismo sutil, que no infringe perceptiblemente las leyes humanas y que ni siquiera es fácil de percibir para la mayoría. Por poner ejemplos, en psiquiatría se usa ese argumento para justificar encarcelamientos ilícitos, bajo la excusa de “no es una cárcel sino un hospital” o “no es un encierro sino un tratamiento”, y en las prisiones comunes se usa a ciertos presos para “vigilar” a los posibles suicidas, facilitando el círculo vicioso de violaciones, ETS, abusos, trapicheos, etcétera que caracteriza al mundo carcelario, y además dejando a la pobre víctima sin su única oportunidad de salida. Eso es extremadamente cruel, y sea esa crueldad consciente o inconsciente en sus ejecutores, me parece un acto retorcido inspirado por Satán y no por Jesucristo. De hecho yo eliminaría a gran parte de los presos actuales, pues pienso que en ocasiones una ejecución rápida y honorable puede ser más compasiva y humanitaria que el presidio, con todos sus posibles recrudecimientos “extraoficiales”. Bíblicamente, no se condena explícitamente así que no hay razón moral para condenarlo, al igual que con la eutanasia (y la pérdida de la Ciencia Mistérica también influye a favor de mi postura en este aspecto). Por otro lado, históricamente la crueldad e impiedad de las instituciones eclesiásticas oficiales (tanto católicas como protestantes), negando las exequias a los suicidas, o incluso la Salvación (cosa además absurda en el caso protestante, ya que si la Salvación es por la Fe, ¿por qué el suicidio iba a ser una excepción?), lo cual se me antoja moralmente repugnante, y es una de las razones por las que me hice aconfesional. Hay, sobre todo en este punto que tener muchísimo cuidado porque existe (y tanto la Historia como la actualidad me avalan) el riesgo de caer en un “orwellianismo” cruel con respecto a estas personas. Prefiero un suicidio consumado a un Gran Hermano, tanto por razones bíblicas como personales.

Un abrazo y MUCHAS GRACIAS por publicar mi artículo.

Practicante: un saludo y paz en Cristo, gracias por leerme y comentar.

Serk1492 dijo...

Bueno, "lógicamente" atendiendo a mis creencias. Quiero decir, dada mi postura.

Eutanasia.
-Hay casos en los que es comprensible que se pida. Recurriendo a la típica escena peliculera del "será rápido" o "te ahorraré sufrimiento", hombre, en casos así en los que un enfermo está sufriendo en demasía puede ser, como digo, comprensible. Pero ante esto también está la esperanza de salir adelante. No se sabe a ciencia cierta si un enfermo puede recuperarse, por tanto creo que lo más ético es confiar en que sí.
-De los minusválidos me refiero a aquellos que estén en silla de ruedas, por ejemplo. Creo que es una obligación moral facilitarle los accesos (como ya se hace con el autobús). La tarea de la sociedad, no solo por caridad sino por humanidad, es hacer todo lo posible para que un minusválido se sienta como una persona entera.

Suicidio.
Pienso que, por muy duras que sean las circunstancias, lo valeroso, lo natural, es seguir adelante.
Lo desgraciado de este asunto es que crezca el número de suicidios por temas económicos. He conocido algunos casos en los que habiendo trabajado desde niños, hoy le coman las deudas y hayan optado por suicidarse. Es una pena y si se puede evitar, mejor.
Creo que el suicidio es una respuesta incorrecta. Pero pese a esto creo que la Iglesia debe apelar a la misericordia y la comprensión de Dios. Negarle como efectivamente se le ha negado a los suicidas la tumba en la iglesia me parece equivocado, pero ante esto creo que lo sensato es rectificar, no persistir en el error. La última palabra la tiene Dios.

Un saludo. ¡Y no hay de qué!

Anónimo dijo...

Como persona que se dedica a desempeñar labores en el mundo jurídico , me ha parecido muy interesante y muy bien realizada la clasificación y la diferenciación que Aryan ha hecho de estos conceptos tan confundidos habitualmente por el vulgo .

Personalmente , creo que los casos de eutanasia deberían ser severamente vigilados , pues en ocasiones el "eutanasiador" puede verse coaccionado por el "eutanasiado" , y en no pocas ocasiones es el eutanasiador el que hace lo propio con el "eutanasiado" , actuando como un verdadero homicida . Por ejemplo , en la Holanda actual hay un gran número de casos en los cuales ancianos son asesinados en los hospitales con la excusa de la eutanasia.

La eutanasia pura y dura , que yo sí puedo entender , se da en un número reducidísimo de casos .

En cuanto al suicidio , yo no creo que sea pecado , pues efectivamente ni el Viejo ni el Nuevo Testamento lo dicen . El problema del suicidio es que en la mayor parte de ocasiones es un instrumento utilizado por personas desesperadas y en situación difícil , para "qutarse de en medio".Yo sólo justifico el suicidio en casos en los cuales alguien se quita la vida por haber incurrido en conducta deshonrosa , o simplemente por haber cumplido su misión en el mundo . Digamos que soy muy "evoliano" en este punto.


Aborto :

Aryan tiene mucha razón en lo que dice . Realmente , hay un ser humano desde que existe un zigoto con 46 cromosomas. Podemos decir quizá ,que impresiona menos asesinar a un zigoto que a un feto de cuatro meses , a un feto de cuatro meses que a uno de 8, o sobre todo , que a un recién nacido.

En todos los casos , hablamos de asesinato, y en el caso de entender que sólo se puede hablar de asesinato tras el parto, como sucede en la actualidad , el delito de aborto debería ser castigado con penas muy graves .

Me hacen mucha gracia estos payasos de Hazte oír , que se oponen a todo tipo de abortos y que berrrean eso de "ABORTO ASESINATO" , pero que a la vez dicen que no quieren que se castigue a la madre abortista , tan sólo al médico . Incluso en el código penal actual , la madre que aborta fuera de plazo sigue siendo castigada . Si estos facha-cutres fueran coherentes , no sólo pedirían pena de ´cárcel para las madres abortistas. También pedirían la misma pena que se aplica a LOS ASESINOS.


Por otro lado , yo sólo defiendo el aborto en caso de graves malformaciones, de violación PROBADA, y de peligro grave para LA VIDA de la madre durante el alumbramiento.


Un saludo cordial


SIGFRIDO


Aryan dijo...

Entiendo, es solo que, pensé que tal vez decías lo de “lógicamente” porque como eres católico te sentías “obligado” a defender la ortodoxia papal con respecto al suicidio/eutanasia... si crees que algo que diga el Vaticano va contra tus propios principios personales, te animo a criticarlo y a pensar libremente, porque el Papa será sumo sacerdote en su iglesia, pero no es Cristo. Y si se puede replicar a un rey, también debe poder hacerse con un papa, sin por ello dejar de ser católico.

Eutanasia:
-Me parece una postura razonable, pero respecto a la esperanza, como sabes yo no soy de los que no gustan en confiar en el azar (contrariamente a la creencia popular, los Milagros Divinos NO son azar para nada), quizás porque mi experiencia personal me ha forjado una tendencia pesimista (la frase “un pesimista es un optimista bien informado”, describe bastante bien esta experiencia de la que hablo). Por otro lado, respecto a lo más “ético” depende, porque forzar al enfermo a confiar en una recuperación por el azar es una forma de egoísmo pasivo que podría resultarle cruel, y yo aborrezco la crueldad como inmoral y anticristiana (de hecho fíjate que en la Biblia, los israelitas exterminan pueblos enteros, pero nunca se menciona una tortura auspiciada por Dios, siempre que aparece los torturadores son paganos).
-En cuanto a los minusválidos, si hablas de obligación MORAL (que no legal), creo que podemos coincidir. Pero por ejemplo no estoy de acuerdo con tener que pagarle unos estudios especializados a un retrasado para que pueda sacar por los pelos una carrera universitaria, ni que el estado incite a discriminar “positivamente” a los minusválidos en el campo empresarial, por ejemplo.

Suicidio:
Depende, hay mucha gente entre el populacho que repite como loros la consigna “el suicidio es de cobardes”, pero lo cierto es que para vencer el instinto de supervivencia y enfrentarse a lo aparentemente “desconocido” (la vida después de la muerte) completamente solo y de manera voluntaria, hay que tener una fuerza de voluntad y un coraje intrépido que muy pocos alcanzan (sobre todo, en los casos de gente inteligente que planifica a largo plazo su suicidio, y no simplemente de forma volátil en un momento de desesperación), y que a mí me parece noble y admirable.
Sí, lo de los suicidios por temas económicos es realmente triste, sobre todo en personas con ese historial de “aguante” en cuanto a escasez física. Pero no obstante, no me parece más trágico que alguien se suicide por ese tipo de escasez, que por una, digamos, de tipo emocional-espiritual (y a este último tipo las personas “elevadas” como nosotros somos especialmente vulnerables). El único suicidio que en mi opinión no cabría calificar de trágico, es el de un criminal. Cierto que sí se puede evitar mejor, pero esa idea no justifica ni el robo institucionalizado vía impuestos, ni el encarcelamiento “preventivo” en psiquiátricos, ni otros muchos atentados actuales contra la libertad y la dignidad de las personas (no lo digo por ti, sino por determinada gentuza con la que me he encontrado por otros lares, y que por desgracia abunda mucho entre la podrida sociedad actual).
Bueno, yo pienso que el suicidio es un asunto serio, y que no es como quien se toma una aspirina. En cuanto a si es incorrecto o no, pienso que depende de la situación, y no me atrevería a generalizar con este asunto. Me alegro de tus palabras sobre la iglesia, porque efectivamente se trata de rectificar los errores pasados (por esto, a pesar de haberme “fugado” de las confesiones, apoyo abiertamente un ecumenismo intercristiano, respetuoso con las diferencias y que no trate de absorber o unificar). Efectivamente, la última palabra la tiene el Santo, alabado sea.

Un saludo, y nada, que ya sabes cuál es mi lema en estos casos.

Aryan dijo...

Sigfrido, antes que nada gracias por leerme y comentar, especialmente porque tú, como jurista titulado que eres, controlas bien el tema legal y por tanto puedes indicarme si hubiera algún error grave, y me alegra ver que no es así.


Respecto a la eutanasia, estoy bastante de acuerdo con lo que dices, y efectivamente, lo de Holanda es una vergüenza. Obviamente, yo tengo en mente una sociedad más sana, guiada por nobles del Espíritu como nosotros, y no la degeneradísima Holanda actual, en la que se permiten toda clase de asquerosidades como el uso adictivo de la marihuana (distinto al uso farmacológico, que tal vez pudiera tener justificación en ciertos casos), o que un “partido político” que aboga por legalizar la pederastia pueda presentarse a las elecciones, etc. No obstante, ten en cuenta que el caso de Holanda es un caso extremo, y que en el resto de Occidente los problemas suelen ser más bien del tipo inverso en cuanto a la eutanasia, como por ejemplo una mujer francesa con un terrible tumor facial, que lleva años pidiendo ser eutanasiada y a la que la “justicia” no solo le niega esa piedad, sino que encima amenaza a sus allegados con imputarlos por “asesinato” si la ayudaban. Esa tiranía estatista no debe permitirse, y a esos estatistas asquerosos solo puedo desearles que algún día tengan un mal tan terrible que deseen morir y se les niegue, siguiendo la Ley del Talión, para que prueben de su propia medicina.


Respecto al suicidio, me alegra ver que tú también has percibido esta realidad bíblica que la mayoría de los intérpretes suelen pasar por alto de forma completamente gratuita y absurda. Cierto, que en la mayoría de ocasiones ocurre por desesperación, lo cual es trágico, pero como le comento a Serk más arriba, hay que tener cuidado con esto porque hoy en día el estado usa este argumento para cometer abusos injustificables contra estas pobres víctimas de la vida. Muy de acuerdo con tu última parte, reflejo de la misma noble ética que inspiró el suicidio en los honorables samuráis, y en los místicos cátaros. Una conducta noble y 100% evoliana, aunque en determinados casos yo también lo justifico para eludir un ultraje inevitable, si se tiene certeza de la proximidad de este.

Aryan dijo...

Aborto:

Totalmente de acuerdo contigo, y es que en este caso, como tantos otros, la verdadera ciencia y la verdadera Fe coinciden en sus conclusiones. Lo de las impresiones que mencionas es cierto, pero hay que tener en cuenta que eso es causado por una percepción subjetiva y engañosa, y que en esencia es una ilusión, no una realidad. Además, hoy en día hay otro factor a tener en cuenta, y es la demoníaca crueldad y saña hacia el zigoto/feto con la que se practican los abortos. No solo es criminal el hecho, sino el cómo se produce, como he señalado en el artículo.

Sí, efectivamente, los de Hazte oír son ridículos cuando hablan de piedad mientras que defienden una existencia agónica por malformaciones, y también por el doble rasero con respecto a la madre abortista y al médico. Totalmente de acuerdo contigo, y por esto he señalado en el artículo que ya que los considero asesinos, debe aplicarse a ambos la pena establecida por la Biblia, la pena CAPITAL.

En cuanto a los supuestos que mencionas, personalmente solo lo veo 100% claro en el caso de las malformaciones, porque ten en cuenta que, dado que al igual que la eutanasia el aborto depende de un tercero, no se es lícito forzar legalmente a un practicante a ejecutar un aborto en los últimos dos casos, especialmente en el penúltimo (que puedo entender en parte, ya que para mí una violación es más grave que una tortura, y esta más grave que un asesinato -al revés que la mierda de leyes actuales-), ya que en esencia, se estaría ejecutando al niño por el pecado del padre, y eso es antibíblico. En el último, cierto es que no se puede forzar a la madre a dar la vida por su hijo (aunque lo vería como un acto de gran nobleza sacrificial), pero tampoco se puede forzar a un practicante a salvar una vida quitando otra. Como te digo, es un asunto complejo semejante al caso de la eutanasia, y que por tanto debe admitir objeciones de conciencia para garantizar la libertad y la dignidad de las personas.

Igualmente, un saludo cordial

DORAMAS dijo...

Una cosa es que a algunos no les guste, pero mas claro no lo has podido plasmar.

Aryan dijo...

Muchas gracias DORAMAS, en efecto yo soy de los que gustan escribir con calidad, para que incluso un detractor HONRADO tenga que reconocer mi argumentación.

Saludos cordiales.

***Lucy*** dijo...

Seu blog é uma benção!

Suas mensagens são preciosas para nós leitores do seu espaço abençoado. Somos edificados por cada linha escrita. Que o Espírito da Verdade continue a te usar com poder e autoridade.
A propósito, caso ainda não esteja me seguindo, deixo o convite, retribuirei o carinho com todo amor em Cristo Jesus.

Afetuosamente,

***Lucy***

P.S. Recomendo o blog do irmão J.C., mensagens abençoadoras; acesse e confira.
http://discipulodecristo7.blogspot.com/

Aryan dijo...

Oi Lucy, desculpe se houver algum erro, porque eu tive que usar o tradutor, já que eu não sei Português. Em primeiro lugar, obrigado pela leitura e pelas suas amáveis ​​palavras e para o link. Sinta-se livre para criticar ou discutir o que quiser sobre o meu artigo.

Atenciosamente.

Pedro Agudo dijo...

Suicidio, eutanasia y aborto, como muy bien ha expuesto Aryan estos actos son la sustracción violenta de la vida humana. En la naturaleza hay animales que aplican el suicidio como acto instintivo ante la imposibilidad natural para poder desarrollarse, pero nunca como hastío o aburrimiento como puede llegar a hacerlo el ser humano. El aborto y la eutanasia es el acto más violento y ruin que pueda darse entre seres humanos, ya que desde mi punto de vista las victimas son seres totalmente indefensos, un ser humano en gestación que hoy en día puede encontrarse en el lugar más peligroso de este mundo, el vientre de su madre, y que esta madre, amparada en "derechos legales" justifica el asesinato de su hijo como si fuese a extraerse una muela o cualquier otro apéndice al que hay que extirpar o eliminar del cuerpo físico sin más, seguramente este acto sea uno de los más abominables realizados por un ser humano, que sin lugar a dudas desde mi punto de vista está inspirado por las fuerzas oscuras que gobiernan este mundo.
Y el ser humano que al final de su vida se encuentra que hay otros seres, que incluso pueden ser de su propia familia, se plantean "por su bien" poner fin a sus días para evitarle un sufrimiento innecesario, son para mí dos actos cobardes y malvados carentes de compasión y amor hacia sus semejantes.
Que nadie me confunda con un beaturrón buenista fuera de la realidad, pues hay semejantes que me repugnan y otros como a estos indefensos a los que incondicionalmente doy todo mi apoyo y compasión, y por supuesto totalmente de acuerdo con Aryan cuando dice -En cuanto a las leyes, yo como cristiano pienso que si las leyes de los hombres contradicen la Ley de Dios, es derecho y deber moral del cristiano ejercer la sedición-

Aryan dijo...

Pedro, estoy bastante de acuerdo con tu exposición, pero matizaría que: no hay que confundir eutanasia con asesinato, cuando yo hablo de eutanasia me refiero a los casos en los que la víctima PIDE su propia muerte, no cuando los familiares se excusan en esto para asesinar por comodidad. Es cierto que en la degenerada Holanda muchas veces se confunden, pero en su esencia estos actos son totalmente distintos en su cualidad. Por otra parte, aunque el asesinato es un crimen horrendo, los hay peores: para mí (al contrario que el decadente código penal actual), la tortura es más grave, y la violación aún más grave, ya que yo supedito la vida a la integridad y el honor, al modo de los antiguos. Como ya he comentado, a los abortistas y asesinos debería aplicárseles la pena de muerte, incluyendo a las madres infanticidas. En efecto, nada tiene que ver esto con el suicidio, que puede ser un acto honorable y piadoso de desapego al modo de los cátaros o los samuráis.
Nada tiene que ver esto con ser un beaturrón buenista, sino simplemente con no ser un psicópata, cosa que parece ser destacable en la diabólica sociedad actual. Totalmente de acuerdo con lo demás, lo peor es cuando incluso ciertos supuestos “cristianos” defienden la abominación abortista pretendiendo colar como “bíblicos” (como cierto fariseo calvinista que tuve la desgracia de conocer y cuyo nombre prefiero omitir para no mancillar esta casa): falsos profetas, acólitos del Anticristo y coperos de la Ramera que “se embriaga con la sangre de los santos”.

Un gran saludo y gracias por comentar - FELIZ DOMINGO

Pedro Agudo dijo...

Recordando suicidios honorables, tenemos a Séneca. La obra, el destino y la vida de Séneca para mí es una de las más admirables que han existido, un alma grande luchando todos los días de su vida para no contaminarse con tanta infamia, sin poder apartarse del horror de aquella época, lujuria, asesinato, envidias y delaciones, antes de ser obligado a suicidarse él ya había pensado en el suicidio. Dice en sus memorias. "Apunto estuve muchas veces de quitarme la vida . Si me contuve fue por respeto a la ancianidad de mi padre; por él me impuse la obligación de vivir". Vivir en el mundo de Nerón siendo una persona como Séneca debería ser muy complicado y difícil, sobre todo si eres un estoico con un alma como la de este filósofo.
Saludos

Aryan dijo...

Séneca fue un hombre admirable, y un ejemplo a seguir por aquellos que vivimos hoy un retorno a los tiempos de Nerón. Respetó a los cristianos en un tiempo en el que éramos una minoría perseguida por las turbas paganas y sus tiranos, si es que no era un converso críptico (teoría que muchos han formulado). Yo siento tanta admiración por la fortaleza de Séneca, por su impresionante resistencia mental y por su honorable suicidio, como repulsa y desprecio siento por la maldad y la perversión de Nerón, arquetipo de Anticristo. Hoy día vivimos un retorno al mundo de Nerón, con el Mal campando a sus anchas en sus peores formas, y aunque (de momento) no nos masacran abiertamente, si hacen todo lo posible para marginarnos, pues somos reliquias doradas en un creciente lodazal de herrumbre y barro.
Saludos

Aryan dijo...

Relacionado, directo y brillante:

http://www.koanicsoul.com/blog/2013/11/22/in-defense-of-suicide-are-you-man-or-pig/

SIC SEMPER TYRANNIS