1 oct. 2014

ESOTERICA SCRIPTURA: REFUTANDO LA INQUISICION


Siempre he tenido la intuición de que algo no encajaba al leer la Biblia, lo cual como cristiano con sed de sabiduría espiritual e interés en el esoterismo (especialmente teórico y filosófico), me resultaba extremadamente inquietante, especialmente al superponerlo a mis propias experiencias y al conocimiento de la Historia: ¿por qué la mayoría del clero actual, sea de la confesión/secta que sea es incapaz de percibir demonios y exorcizarlos eficientemente como sí hacían los profetas y los apóstoles? ¿Por qué la mayoría de cristianos son tan ignorantes como para no poder discernir las ridiculeces comerciales estilo Harry Potter de la brujería real?
¿Por qué razón los predicadores tienden a empujar, en esta época en la que no tienen instrumentos estatistas para forzar (falsas) conversiones, a las mentes más brillantes y sensibles hacia la apostasía (por ateísmo o por sectas newagers), bien por un ecumenismo que reduce la Iglesia a una nebulosa hippie que reduce el sacerdocio al servicio social (luciferismo), bien por un sectarismo que parece hecho a  medida para sádicos hipócritas cuya mayor satisfacción pareciera ser imaginar la tortura eterna de los demás (satanismo)? ¿Por qué razón nadie o casi nadie tiene interés en intentar resolver estos problemas? Estas son solo algunas de las preguntas que me he hecho a lo largo de mi vida y que nadie me ha sabido responder de forma satisfactoria, por lo que he debido hacerme autodidacta, implorando siempre la Guía de Dios (de DIOS, no del burócrata eclesiástico de turno de la secta de turno). Y fruto de estas investigaciones y reflexiones, he aquí la refutación de la supuesta prohibición bíblica de la magia:

-Éxodo 22:18 “A la hechicera no dejarás que viva”. El original hebreo kashaf tiene un significado muy diferente: envenenadora.

-Deuteronomio 18:10-11 ”No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos”. Primero condena los crueles sacrificios humanos al ídolo cananeo Moloc (de los que la inquisición es un reflejo), veamos después los originales hebreos (en orden): qasam qesem (cleromante), onan (nefomante), naas (pitoniso), kashaf (envenenador), chabar chebor (vudú semita), shoel ob (gastromante, llamado baal ob en otros pasajes), yidoni (médium), doresh el hametim (consultador de cadáveres). Nótese que las tres últimas son formas de nigromancia, muy popular en su tiempo a pesar de ser magia impura.

-Deuteronomio 4:19 "No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos"  Se condena la idolatría astral (común en Egipto y Babilonia), no la astrología, pues Génesis 1:14 nos dice que las estrellas son signos de Dios, tal como los sueños de los profetas (oniromancia).

-Levítico 19:26 “No comeréis cosa alguna con sangre. No seréis agoreros, ni adivinos” Original hebreos naas (envenenadores) y onan (nefomantes).

-Gálatas 5:19-20 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías” Original griego neotestamentario: farmakia (venenos). Nótese la afinidad etimológica con cierta poderosa industria.

-Apocalipsis 21:8 “ Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” Original griego farmakeus (envenenador).

Nótese que Dios solo prohíbe utilizar energías impuras (demonios) por motivos impuros (para pecar): esto es magia negra (definida por fuente, no por efecto como se hace popularmente). Por tanto, la mística, el exorcismo y la videncia son bíblicos, pues negar la magia blanca es ceder tácitamente al Mal el monopolio del poder espiritual, la blasfemia contra el Espíritu Santo que perpetraron los fariseos contra Jesús en Mateo 12:24. Incluso para los magos negros, la ejecución solo se ordena en los casos de Baal Ob, Yidoni (Levítico 20:27) y Kashaf (Éxodo 22:18), y es mediante lapidación, no por hoguera o tortura. Por tanto los inquisidores harían bien en mirar la paja en su ojo, pues son reos de perdición por los pecados de calumnia y prevaricación (condenados en numerosos pasajes bíblicos, sin ir más lejos en las reprimendas a los fariseos). Pero por si esto fuera poco, he aquí pruebas de la práctica PIADOSA de Magia Bíblica:

-En Génesis 44:5-15, el mayordomo de la casa de José refiriéndose a una copa de plata dice “¿No es ésta en la que bebe mi señor, y por la que suele adivinar? Habéis hecho mal en lo que hicisteis”. Después, José acusa a sus hermanos de robar la copa, diciendo “Y les dijo José: ¿Qué obra es esta que habéis hecho? ¿No sabéis que un hombre como yo sabe adivinar?”. Estos pasajes demuestran que José practicaba la hidromancia, un antiguo método de adivinación representado por Tolkien con el Espejo de Galadriel y que fue usado por Nostradamus.

-Números 5:12-31 describe un ritual mágico que el Sacerdote realizaría en una mujer si su marido sospecha que ella ha cometido adulterio. El versículo 17 dice “Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y echarálo en el agua” Ella y su marido deben volver con una ofrenda de harina de cebada al tabernáculo, y el sacerdote hará una poción mágica compuesta de agua bendita y polvo del suelo del tabernáculo, y hará a la mujer beberlo mientras recita una maldición sobre ella. La maldición haría que su vientre se hinche y caiga su muslo si cometió adulterio. De lo contrario la maldición no tendría efecto.

-El Urim y Tumim son 2 objetos mencionados en Números 27:21 y 1 Samuel 28:6, son artefactos con forma de piedras planas que el sumo sacerdote consultaba para adivinar la voluntad de Dios. Podrían haberse utilizado de forma semejante a un par de dados.

-En 2 Reyes 2:23-24 el profeta Eliseo subía por Bethel cuando unos jóvenes salieron de la ciudad y se burlaron de él por su calvicie. Entonces Eliseo, en una muestra de poder mágico, maldijo a los jóvenes en el Nombre de Dios. Dos osos, inspirados por Dios salieron del bosque y despedazaron a cuarenta y dos muchachos.

-Las suertes se utilizaron para determinar la voluntad de Dios en Números 26:55, Proverbios 16:33 y 18:18, Josué 18:6, Levítico 16:8, 1 Samuel 14:42, Jonás 1:7, Proverbios 16:33 y 1 Crónicas 26:13, además de los apóstoles en Hechos 1:23-26.

-Daniel profeta fue empleado por muchos años en Babilonia como el principal esoterista del rey, siendo jefe de todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos, tal como se relata en Daniel 5:11.

-Los primeros gentiles en adorar a Jesucristo como Dios Encarnado fueron MAGI (videntes persas, probablemente discípulos de Daniel), que gracias a sus conocimientos astrológicos pudieron hallar el lugar del nacimiento del Mesías, tal como relata en Mateo 2:1-12.

-San Pablo invocó magia divina como en Hechos 13:6-12, dado que durante su viaje a Chipre, San Pablo conoció a Elimas, un asistente del procónsul romano Sergio Paulo. Al desencadenarse un conflicto, maldijo a Elimas y así como oyó la maldición fue cegado de inmediato.

-San Pedro, también docto en magia como se describe en Hechos 5:9, tras determinar que Safira le había mentido, la maldijo y ella cayó y murió inmediatamente.

 CONCLUSIÓN: No sé qué razones movieron a la confesión católica y sus herederos (calvinistas y el resto de las sectas oficiales) a ocultar la Verdad a través de la manipulación de las Escrituras aprovechando la Maldición de Babel entre otras cosas, pero lo cierto es que a juzgar por sus métodos y sus frutos debieron ser motivos bastante siniestros, que han despojado al cristianismo de una parte esencial como son las Claves Mistéricas que invocan la Magia (etimológicamente Poder Espiritual) del Ruach Paráclito, lo cual nos deja indefensos ante los ataques psíquicos de los paganos y los demonios, ¿pues como se podrá culpar a Dios de la impotencia mística de un clero indigno que ha destruido parte del legado del mismísimo Jesucristo, aunque la Orden de Magos de Dios se remonte hasta Enoch? Casi puedo imaginar las ánimas de los nefilim que inspiraron semejantes necedades: al ver que el cristianismo iba a derrocar al paganismo, Helel decidió repartirse el poder con Mefistófeles, quedándose uno con la India y otro con Europa. Las consecuencia no han podido ser peores, con el auge imparable del Mal sin sacerdotes iniciados capaces de hacerle frente por culpa de la criminal necedad de sus predecesores, que pretendieron enmendarle la plana a los apóstoles y a los profetas más de tres siglos después. Ojalá que mi artículo haya servido para abrirle los ojos a alguien, y que me acompañe en la solitaria y angosta senda que lleva al Reino de los Cielos.

Seamos guiados por Elyon,

ARYAN

13 comentarios:

Charlotte Eyre dijo...

Tu artículo es más que interesante, por ejemplo, algo que gran parte del pueblo cristiano no hace es estudiar hebreo y griego (está entre mis proyectos a futuro), así como ilustras los textos que realmente condenan a envenedadores y no a alguien que practica en si misma algún tipo de "magia" (aunque tal vez mejor sería decir una porción de poder que Dios presta al hombre), sino Daniel, el mismo Señor Jesucristo, deberían ser condenados??. Cuántos otros términos habrán en los idiomas originales que no son exactamente los que solemos leer en las diferentes traducciones (en especial las actuales que parecen muy suavizadas).

Este tipo de cosas deben impulsarnos a explorar más a fondo las escrituras y procurar aprender sus idiomas originales.

Un saludo!

Pedro Agudo dijo...

Hola Aryan: me gusta el artículo, lo veo muy interesante, las citas que expones son para algunas desconocidas aunque coherentes con los escritos y las leyes judaícas, me resulta difícil darle una respuesta a la altura del artículo tal y como lo planteas. No sé que es lo que me pasa con el Antiguo Testamento que no me atrae en absoluto, no me pasa lo mismo con el Nuevo Testamento y la vida de Jesús. Bueno verás que soy algo raro en estas cuestiones. Siempre que he recurrido al Antiguo Testamento ha sido precisamente para contrastar leyes del Deuteronomio con con las prácticas y herejías de nuestra historia.
Referente a la Inquisición yo tengo una opinión muy cercana a Menéndez Pelayo, Las críticas a la Inquisición por parte de autores europeos dieron comienzo a mediados del siglo XIX, con El Modernismo y los krausistas a la cabeza, los católicos liberales, aunque en Francia empezó un poco antes de la Revolución Francesa, los protestantes y calvinistas eran los más críticos y difamadores sobre el Tribunal y la Leyenda Negra de la Inquisición ya sabemos todos el origen del producto y la propaganda protestante, (todos por este orden han difamado lo bueno que tenía el Tribunal) el Modernismo, el anticlericalismo masónico, la Democracia Cristiana y el Concilio V.II, el Postmodernismo, La Teología de la Liberación y el actual marxismo cultural de corte troskista de Cáritas y gran parte de la Iglesia.
Fue desaparecer el Tribunal y la Iglesia empezó hacer aguas hasta la situación actual en la que se encuentra.
Saludos

Aryan dijo...

Gracias Charlotte, Dios mismo advierte contra la ignorancia en Oseas 4:6. Yo también tengo proyectado estudiar hebreo y griego antiguos para poder leer el texto original, mientras tanto hay diccionarios y ensayos que pueden consultarse, pero la mayoría de cristianos ni se molestan en contrastar, y luego pasan cosas como la abominación inquisitorial. La necedad lleva a que muchos cristianos se comporten como los fariseos hicieron con Jesús. Por eso un cristiano formado como yo afirma la perfección esencial de la Biblia, no la literal, pues ya ves que algo tan común como una traducción puede dar al traste con esto último.

Un saludo y bienvenida.

Hola Pedro: me alegra que te guste, ocurre que en numerosas ocasiones fariseos de todas las confesiones me han acusado de “brujo” y eso me ha animado a investigar qué es lo que realmente opina Dios al respecto. Respecto a tu aversión al AT poco puedo hacer, solo recomendarte que bucees en tu interior hasta encontrar la raíz: yo me regocijo con ambos Testamentos, pues soy consciente de que el Antiguo enlaza con el Nuevo, como un Plan Divino que va desde el Alfa hasta el Omega. El AT se ocupa principalmente de la Ley Divina, por eso para quienes han sido heridos por la injusticia ofrece consuelo la visión del odio santo y de como el pueblo hebreo se sobrepone a todas sus desdichas. En el NT la Ley se sublima en la Gracia Divina, y así la Verdad hace libres (espiritualmente) a los cristianos: una vez satisfecha la sed de justicia no se anhela sino la Paz.
Respecto a la Inquisición obviamente siento desprecio por la apología de Pelayo, que me parece inspirada por el Mal. Creo que el hacer un cajón de sastre con la crítica a la Inquisición, mezclando a gente totalmente distinta en el mismo saco es un ejercicio de sectarismo. A mí no me importa demasiado quienes criticaron la Inquisición sino el que sus críticas son veraces y consistente con la Biblia: Jesús abominó de los inquisidores de su tiempo, los fariseos, y los declaró peores que los pecadores comunes. La Verdad es la Verdad la diga Agamenón o su porquero, y la Verdad es que la Inquisición fue una institución tiránica de inspiración pagano-romana con métodos dignos de los idólatras de Moloc, así que como dice el Evangelio “por sus frutos los conoceréis”.
Exacto, pero el que el catolicismo no pueda sobrevivir sin la Inquisición prueba que es una iglesia falsa de falsos profetas, pues los paleocristianos siendo “herejes” perseguidos por el culto imperial no solo sobrevivieron sino que con cada martirio miles de almas se convertían, y hubieran derribado a Roma de no ser porque un hatajo de traidores pactaron con el emperador.
Saludos

Pedro Agudo dijo...

La Inquisición actuó en todos los países de Europa igual o más que en España. Fue un remedio eficaz para combatir una situación límite que duraba siglos y en la que estaba en juego la supervivencia de los europeos. Yo siempre he visto que la dominación que pretenden las fuerzas oscuras para dominar este planeta, tiene como prioridad principal la de dominar y esclavizar Europa y la raza blanca. Dominar Europa es dominar al resto del mundo. Oriente contra Occidente, para esta delicada situación no caben paños calientes ni buenismos ni hippismos que valgan, a grandes males grandes remedios, este es un planeta oscuro y violento, y al Mal no se le combate con florecillas y perlas que acabarán pisoteando y destruyéndonos. No conocer la naturaleza de Satanás es ignorar en el mundo en el que se vive.
Saludos



Aryan dijo...

Cierto, la Inquisición fue una lacra paneuropea, pero mal de muchos consuelo de tontos. Fue “eficaz” en asesinar las mentes más creativas y elevadas como los cátaros, en satisfacer el morbo del populacho y el sadismo de los psicópatas con poder que torturaban a los supuestos “herejes” y “brujos” acusados falsamente en la mayoría de las ocasiones por vecinos envidiosos semejantes a confidentes soviéticos: no veo como tal cosa favorece a la “supervivencia de los europeos”. Tu tesis ignora que Europa es hoy poco más que un museo, siendo América, Rusia y Asia geopolíticamente superiores. La “raza blanca” como entidad monolítica no existe: el 80% (el oclos) son sapiens (behemah), que adquirieron la leucodermia a través de la violación masiva de mujeres neandertales (abelitas) ordenada por los capensis (cainitas). Por tanto hay al menos 3 razas blancas con casi nada en común en su intelecto y psique: la genética y la antropología han avanzado bastante desde Coon. Respecto a Oriente vs Occidente, podrías ilustrar como beneficia a esa lucha la masacre inquisitorial del pueblo occidental. ¿Donde he negado yo que vivimos en un mundo maligno o he abogado por el hipismo de florecillas? No sé qué tiene que ver la autodefensa con suscribir una KGB con máscara católica: eso sí es ignorar la astucia de Satanás, cuyos ministros se disfrazan de justicieros.
Saludos

Pedro Agudo dijo...

Hola Aryan, yo defiendo lo positivo que tuvo la Inquisición desde la Edad Media hasta su desaparición, procurando hacer un sencillo ejercicio de imaginación de traslación a momentos, lugares y episodios que vivieron nuestros antepasados en Europa, y procuro no juzgar con dureza los supuestos errores que cometieron, y que nosotros en la actualidad vemos gracias a la perspectiva del tiempo de diferente manera. Existen millares de testimonios y escritos costumbristas de esas épocas y vemos como la vida apacible de las aldeas y poblaciones, muchas veces eran alteradas por predicadores y grupos sectarios que en una proporción muy grande venían de Asia y Europa oriental, expulsados precisamente por los bizantinos que en ellos veían como una gran amenaza para la supervivencia del imperio oriental. Europa se lleno de transeúntes y predicadores que azuzaban a los marginados y descontentos de las poblaciones a los que reunían en zonas apartadas para practicar sabbat multitudinarios que duraban días y se practicaba todo tipo de aberraciones sexuales, incesto, voyeurismo, lesbianismo exhibicionismo y sexo compulsivo bajo los efectos de drogas hipnóticas. Entre 1453 y 1461 el Imperio romano de oriente fue totalmente destruido y entre los millares de desplazados cristianos se ocultaban sectas asiáticas que practicaban magia negra y hechicería, si sumamos a todos estos desplazados las realidades muy dispares que se estaban dando en ese momento, cisma, apostasía, sectas orientales que ya estaban asentadas en Europa, simonía, judaísmo, brujería etc. Las epidemias y el terror era la vida cotidiana.La sífilis se extendió por Europa en 1484 durante treinta años se cobró centenares de miles de víctimas, terminaba una epidemia y comenzaba otra, hasta mediados del siglo XVI se extendió por Europa una epidemia llamada de "suette inglesa" enfermedad infecciosa febril grave y contagiosa que causó más muertes que la epidemia de sífilis. No quiero aburrir y extenderme más, pero ante este oscuro panorama por el que pasaba Europa es comprensible ciertas atrocidades. También soy crítico con la actuación del pontificado de Inocencio III para terminar con la herejía cátara, la crueldad empleada era debida al fanatismo extremo y luego a intereses políticos, lo cruel de todas estas actuaciones está en que la Inquisición se creó para combatir a Satán como impulsor de toda perturbación en las relaciones humanas, convirtiéndose muchas veces esta Institución en la herramienta que jugaba a su favor.
Saludos

Pedro Agudo dijo...

Hola Charlotte Eyre, referente a los envenenadores y los que contaminan las fuentes, en la actualidad se está dando de manera colectiva, nos envenenan a la mayoría de nosotros a través de los alimentos el agua y el aíre que respiramos; los alimentos genéticamente modificados tiene propósitos genocidas y lucrativos, nos van matando lentamente con enfermedades cada vez más raras y extrañas que son un gran negocio para ciertas industrias.
Saludos

Aryan dijo...

Hola Pedro, entiendo lo que quieres decir pero tras numerosas decepciones me he vuelto muy escéptico con las supuestas “buenas intenciones” de los poderosos. Cuando yo juzgo algo lo hago siguiendo la Biblia, que contiene la Verdad Divina, que es Atemporal, así como la Regla de Oro contenida en Mateo 7:12: así sé que mi juicio es justo a ojos de Dios. ¿Cómo sabes que esos supuestos “predicadores satánicos” no son una farsa redactada para justificar el sadismo de los inquisidores, que necesitaban crear una paranoia en las masas como hacían los soviéticos con los “espías burgueses”? Por otro lado, si lees el A.T. podrás comprobar que el Sabbat no tiene nada que ver con orgías ni brujería ni satanismo: quizá hubiera sectas que se apropiaran del término, pero eso no convierte a abominaciones prohibidas por Dios en Sabbat. Ya que mencionas la destrucción de Bizancio, te recuerdo que el odio confesional cainita tuvo mucho que ver, pues el papado romano se negó a auxiliar a los “herejes orientales”, prefiriendo ver como la mitad de la Cristiandad caía en manos del islam. Los cismas y apostasías de ese tiempo fueron el lógico resultado de la corrupción y la maldad de un papado en el que regía gentuza de la calaña de los Borgia. Las epidemias no excusan la injusticia y el terror inquisitorial: muchos abelitas fueron víctimas de esa tiranía dirigida por la escoria cainita. Me alegro de que al menos condenes la maldad perpetrada contra los cátaros. Yo dudo mucho de que la Inquisición realmente pretendiera combatir a Satán: eso es lo que decían sus promotores, pero yo creo que mentían para enmascarar sus perversos vicios por el poder, la codicia y la crueldad. Por sus frutos los conoceréis, y los frutos de la Inquisición tú mismo reconoces a quién sirvieron.
Saludos

Anónimo dijo...

En hora buena Aryan por tu blog.
Este artículo es extraordinario por lo documentado y las citas bíblicas que pones. Es agradable que haya cristianos que aborrezcan de los excesos y crímenes que han cometido en los siglos pasados los mismos que profesan sus mismas creencias. Defender lo indefendible como hace Pedro en el caso de la inquisición en estos tiempos es un signo de poca generosidad y nula amplitud de miras, muchos lo llamarían fanatismo febril de iluminados, a estas alturas en el nombre de una religión se pueda defender y justificar que haya personas que puedan masacrar y alimentar a las fieras con las carnes de sus enemigos. Aunque parezca mentira existen esas personas, o si no, repasen internet y verán los artículos escritos por historiadores sobre la inquisición ¿Cuántos son los que la apoyan y defienden? por lo que yo conozco el único es Pedro, defiende los autos de fe, quema de libros y torturas en la hoguera. Hasta es posible que Pedro defienda la hobra pornoterrorífica del maleum maleficorum como biblia impagable para exterminar herejes.
No tengo nada personal contra Pedro, e incluso me gusta su blog, pero cuando he leido este artículo y su defensa fanática de la inquisición me ha hervido la sangre. Mantener que la persecución de brujas fue debido a una invasión asiática de hechiceros que contaminaban las mentes de los pobladores de la edad media, cuando existen estudios sociológicos rigurosos sobre los orígenes de la brujería y el por qué la gran mayoría eran mujeres inteligentes que no aceptaban las leyes de la iglesia y optaban por la automarginación y la resistencia pasiva con los medios naturales que tenían a su alcance.
El maleum maleficorum ha sido la obra más maligna salida de la mente de dos seres humanos que con seguridad eran unos enfermos sicópatas.
Federico Ortalo
Saludos

Pedro Agudo dijo...

Lo interesante sería que se centre en asunto de debate y no en mí (verá que le trato de usted, es mejor así) no pretenso ser impertinente ni grosero por respeto a este blog, pero ya le digo. "Al grano" y menos sicoanálisis, y así poder claudicar a sus conocimientos.

Aryan dijo...

Gracias Federico.
Por algo suelo tardar 1 mes en completarlos, jeje: prefiero bien y lento que mal y pronto. Yo cuestiono el que los inquisidores profesaran mis mismas creencias en el fondo (sin el cual las formas son vanidad): ellos usaban la religión, yo la idealizo. Pedro es libre de opinar lo que le plazca, desde mi punto de vista no hay mucha diferencia entre defender la inquisición y defender al aborto, algo muy frecuente en la perversa modernidad (y no precisamente por iluminados sino por gente “respetable”). No puedo saber si defenderá o no esos aspectos de la inquisición, pero sí creo que tiene razón cuando dice que te ciñas al debate: ataca las ideas, no al ideólogo.
Yo pienso que Pedro es buena gente, publica información interesante y original para la blogosfera hispanohablante, aunque entiendo tu cólera ante el asunto de la inquisición. Creo que está equivocado pero respeto su libertad de expresión, yo pienso que los mezquinos intereses político-económicos (saquear las propiedades de los condenados y sus familias) eran la verdadera faz inquisitorial detrás de la máscara de la “lucha contra la herejía/brujería”.
El malleus maleficarum es ciertamente psicopático, carece de seriedad jurídica así como de un estudio serio de la brujería más allá de la paranoia populista. Lo considero una obra de propaganda y manipulación de masas.
Saludos y bienvenido

Anónimo dijo...

Hola Aryan, soy el anónimo que le preguntó su opinión acerca del concerta(por cierto, le agradezco que la diese).
Muy interesante lo de su artículo, pero no tengo muy claro si " kashaf" significa " envenenador", pues en otros sitios dicen que significa " susurrar un conjuro", " practicar magia", " hechizar", "hechizo".

¿No tendrá algún enlace o diccionario que pruebe que verdaderamente significa " envenenador" y no " hechicero"?

Esto no lo pregunto con ánimo de ofender(pido disculpas si así lo parece), de hecho, comparto su lógica acerca de la magia "blanca".No tiene sentido que sea pecado destruir demonios y glorificar a Dios con la magia. De hecho, si se fija bien, los " antimagia" recuerdan a los fariseos que acusaban a Cristo de "expulsar demonios con ayuda de demonios".
Un saludo. Dios le bendiga.
Un saludo de: Cristiano Tradicionalista.

Christic Magi dijo...

Hola Cristiano Tradicionalista. De nada, yo atiendo a mis lectores siempre que puedo.

Respecto a kashaf, su etimología es ambigua (la raíz significa "susurrar", pero podría ser un compuesto de kash "hierba" y hapalah "usar"). Dado que en la Septuaginta se traduce como farmakia, Reginald Scot propuso "envenenador" en el siglo XVI. En la Vulgata se usa maleficus, que debe traducirse como "criminal", pues el contexto no alude a la magia sino a la seducción de vírgenes (versículos 16-17), el bestialismo (19) y la idolatría (20). También tenga en cuenta que la idea antigua de "hechicero" era mucho más específica que la idea moderna: sin la posterior ambiguedad semántica (que permite al inquisidor de turno definir "hechicero" a conveniencia) la histeria populista de las cazas de brujas (de las que no hay constancia entre los antiguos hebreos) no hubiera tenido lugar. No es el único caso: en tiempos de Jesús se llamaba "carpintero" a lo que hoy llamaríamos arquitecto (lo mismo ocurre con "masón" en un contexto extrabíblico: un masón no era lo que hoy entendemos por "albañil"). El Libro de Samuel nos ofrece una muestra de estos cambios semánticos cuando dice "lo que antes se llamaba vidente ahora se llama profeta". Soy tan puntilloso con estas cosas por la cantidad de sangre (inocente en muchos casos. El Malleus Maleficarum destruyó toda garantía jurídica) que se ha vertido por malinterpretar estos pasajes, conste.

No me ofende que me pregunten con respeto. Ocurre que desde que lo exotérico se ha divorciado de lo esotérico, tenemos por un lado una caterva de neofariseos histéricos que no saben de lo que hablan cuando citan la "magia", y por otro un hatajo de desinformadores ocultistas que entienden la dicotomía magia blanca-magia negra no como sinónimo de puro-impuro (fuente), sino de curación-daño (efecto). Es por esto que EM Butler llama "mago negro" a Moisés, en un acto del más descarado partidismo luciferino, como explico en mi hilo sobre el Mito del Mago.
Un saludo, que Dios le bendiga y gracias a ud por su interés.