28 ene. 2011

Yo te saludo, San Miguel


San Miguel,

que has glorificado a María,

nuestra madre celestial,

te pido que me obtengas un filial amor con nuestra divina madre,

para servirla fielmente.

Pídele por cada uno de nosotros y nuestros seres amados,

para que nos cuide e ilumine nuestros caminos por la vida alejándonos de toda maldad. 

Yo te saludo San Miguel, defensor de la grandeza de María,

en nombre de Nuestro Señor Jesucristo,

Amén

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

San Miguel Arcángel es el caudillo de la milicia celestial. Una de las partes de la Biblia que más me gustan es su intervención en el Apocalípsis.