21 sept. 2015

MISTICOS VERSUS DOCTORES: VENTANA A LA ORTODOXIA

El presente hilo no estaba planificado, sino que es fruto de una súbita inspiración (por la que doy gracias al Espíritu Santo). En el AD 325 algunos obispos cambian el Reino de Jesús por el de Pilato, tomando la "espada del César" (cf. Dostoyevsky)  que Jesús despreció en Mateo 4:8-10 y Lucas 4:5-8. Este Cisma Silencioso (teñido por la sangre de muchos "herejes" cuyo "pecado" fue la fidelidad al Reino de los Cielos) marca el fin del paleocristianismo (i.e. vero cristianismo). Dada su esencia apocalíptico-atemporal solo creo posible una restauración personal, a través de la mística bíblica bajo la guía del Divino Ruach.


Por esto hoy me centraré en la Cristiandad "histórica" que llega a nuestros días, en concreto en la dicotomía Oriente-Occidente que alberga en su seno. Como debo generalizar para exponer esta comparación en un artículo, haré un croquis de la Cristiandad Occidental que quizá no cuadre con los cristianos occidentales de todo tiempo y lugar, pues la Cristiandad Occidental está extremadamente dividida. Debo fundir aquí Catolicismo y Protestantismo (los anglicanos entre otros rechazan esta etiqueza con razón, más debo admitir solo la división citada y tratar a la Cristiandad Occidental como un solo grupo).

He aquí los principales rasgos de la Cristiandad Occidental (en agudo contraste con la Oriental) que usaré para definirla:

1. Occidente asimiló mucho del Pensamiento Helenístico, a pesar de que la acusación opuesta sea habitual. Un estudio minucioso de Filosofía e Historia revelará que los cristianos orientales cuestionaron prontamente al Helenismo para crear una Filosofía Cristiana propia, más debido a circunstancias históricas y linguísticas, la Filosofía Helenística y la lengua griega se perdió un tiempo  en Occidente y solo se redescubrió después, siendo adoptada acríticamente por muchos teólogos (cf. Escolástica). Las implicaciones de esta divergencia afectan a todo lo demás.

2. Los cristianos occidentales creen que la humanidad hereda el Pecado Original de Adán y Eva (herencia de culpa). Hay un amplio espectro en la Cristiandad Occidental acerca de este asunto, pero en general creen que el Hombre es depravado en alguna medida e irá al Infierno a causa del Pecado Original si no es salvado. Así, la muerte es vista como una pena infligida a la humanidad por su Pecado, y el Infierno como un lugar de castigo consciente, intencional de Dios (o completa separación de Él, concebida como condena).

3. Los cristianos occidentales creen en una Expiación Judicial, i.e. la ira de Dios ha de ser propiciada por un Sacrificio Perfecto: Jesucristo. Los cristianos occidentales generalmente creen que alguien debe ser castigado para satisfacer la Justicia Divina. Ergo, la humanidad merece ser castigada pero Jesús es castigado por nosotros.

4. Los cristianos occidentales analizan la soteriología como un tema aislado en la teología (afín pero aparte de la antropología, la cristología o la Trinidad), y se enfocan en el Ordo Salutis (que suele definir las principales disputas entre los diversos grupos de cristianos occidentales).

Con los estos puntos en mente, he aquí las diferencias clave entre el Oriente y el Occidente de la Cristiandad (interrelacionadas con lo anterior):

1. Histórica, cultural y linguisticamente, las Dos Iglesias han crecido aparte. Las Iglesias crecen aparte por muchas razones históricas, y el Gran Cisma lo aceleró y perpetuó con lamentables conflictos (vid. la decisión papal de saquear Bizancio (sede de la Cristiandad Oriental) en la Cuarta Cruzada). Oriente sigió hablando griego hasta el siglo XV, mientras Occidente olvidó pronto el griego por el latín y una mezcla de otras lenguas (el latín fue su lingua sacra hasta la Reforma y aún lo es en el Catolicismo Romano).

2. Los cristianos occidentales han asimilado mucha de la Filosofía Helenística (en general acríticamente). En cambio, los cristianos orientales pasaron un largo proceso de asimilación, crítica, condena y modificación del Helenismo hasta que emergió una Filosofía Cristiana única (atribuida a los Padres Capadocios). Alexander Kalomiros lo explica en su obra el Río de Fuego:

    "Paganismo es ignorancia del Verdadero Dios, la errada creencia de que Su Creación es divina, una deidad de facto. No obstante,  esta deidad (Natura) es impersonal, una fuerza ciega sobre todos los dioses personales, llamada Necesidad (Ananke)... Los dioses paganos son parte del mundo, son inmortales por la inmortalidad de la Naturaleza, su esencia. En la mentalidad pagana, el hombre es un dios como los otros, pues para los paganos el hombre es solo su alma, y creen que el alma del hombre es inmortal per se, dado que es parte de la esencia del Universo, que creen inmortal, autoexistente (ergo el hombre es también un dios y medida de todas las cosas)... Esta idea pagana es mezclada con la enseñanza cristiana por las diversas herejías. Es lo que ocurrió en Occidente, empezaron a distinguir no entre Dios y Su Creación, sino entre Espíritu y Materia. Empezaron a pensar del alma humana como eterna per se, a considerar la condición humana tras la muerte no como un sueño en las manos de Dios, sino como la vida real del hombre, a la que la nada tiene que añadir la Resurreción de los Muertos (i.e. su necesidad es dudosa)... Empezaron a sentir que Dios estaba sujeto a Ananke, la Necesidad racionalista que no es sino lógica humana. Le declararon incapaz de contactar con seres inferiores como los hombres, pues su concepción racionalista, filosófica no lo permitía. Esta creencia fue la raíz de la Disputa Hesicasta, que ya empezó cuando Agustín enseñó que no fue Dios quíén habló a Moisés sino un ángel en Su Nombre... Ante esta Necesidad que incluso los dioses obedecen, hemos de entender la occidental concepción jurídica de la Justicia Divina: que es necesario para Dios castigar la desobediencia del hombre. Es imposible para Él perdonar, una Necesidad superior exige venganza. Incluso si Dios es bueno y amoroso, no puede obrar amorosamente. Obligado a actuar contra Su Amor, lo único que Él puede hacer para salvar a la humanidad es castigar a Su Hijo en lugar de los hombres, y por este medio satisfacer a Ananke... Esto es el triunfo del Helenismo en la Cristiandad. Como helenista, Orígenes llegó a la misma conclusión: Dios es Juez por Necesidad. Está obligado a castigar, vengar, enviar gente al Infierno, que es creación de Dios. Es un castigo exigido por la Justicia. Esta exigencia de Justicia es una Necesidad, Dios está obligado a someterse a ello, Él no tiene permitido perdonar. Es una fuerza superior, una Necesidad que no permite que Él ame incondicionalmente... Sin embargo, Orígenes también era cristiano, sabía que Dios está lleno de Amor. ¿Como es posible concebir un Dios de Amor que mantiene a gente en tormento eterno? Si Dios es la causa del Infierno, por Necesidad debe haber un fin para ello,  o no podemos profesar que Dios es bueno y amoroso. Esta concepción jurídica de Dios como  instrumento de una fuerza o deidad superior, impersonal llamada Necesidad lleva lógicamente a la Apokatastasis (restauración de todas las cosas y destrucción del Infierno), o habremos de admitir que Dios es cruel... Así que la pérdida de la Gracia de Dios, la muerte espiritual, eterna, el Infierno, es en realidad un acto totalmente dependiente de Dios. Es Dios quién castiga a esa gente al privarlos de Su gracia, al no permitirla brillar sobre ellos. Así que Dios es la causa de la muerte espiritual, eterna, de quienes son condenados. La condenación es un acto de Dios, un acto de la Justicia de Dios, un acto de Necesidad o Crueldad"

Esta cita basta para ilustrar el abismo que nos separa de la cosmovisión oriental (que ha de entenderse para poder comprender las diferencias, pues muchos sesgos inherentes a la Cristiandad Occidental son parte de la cosmovisión occidental). Quién objete a la cita debe entender que sin estudiar el pensamiento subyacente es imposible una conversación constructiva sobre esto (Oriente y Occidente ni siquiera usan términos como "fe", "gracia" u "oración" en el mismo sentido).

3. Oriente toma un enfoque apofático y Occidente uno catafático. Esto implica una diferencia esencial en como Dios es enfocado teológicamente. Oriente parte de que la Esencia de Dios es incognoscible (i.e. Misterio, es imposible para criaturas finitas hacer afirmaciones catafáticas sobre Su Creador infinito), pero podemos hallarle en Sus Energías. La teología es algo que Oriente practica, no un campo abstracto de estudio, la pureza del Nous alcanzada por el teólogo es vital en su labor teológica. Tener titulación y conocimiento no hace a uno teólogo, el asceta es propiamente llamado teólogo en Oriente, su nivel de Teosis es directamente proporcional a su aptitud en teologia, que es confluir con Dios (éxtasis, a diferencia de estudiar una materia). Occidente suele enfocar catafáticamente la teología en su marco escolástico. Esto no implica que Occidente no haya tenido teólogos en el sentido oriental del término, pero los occidentales suelen etiquetar a estos individuos como "místicos" mientras que en Oriente toda la teología es mística.

4. Oriente ve la Salvación como el proceso de Teosis, ergo la Encarnación es el centro de la Historia redentiva. Occidente ve la Salvación como un conjunto de hechos únicos en el Ordo Salutis, ergo la Crucifixión es el centro (aunque algunos protestantes consideran la Resurreción como tal). En la Ortodoxia Oriental (y el Catolicismo Romano y protestantes arminianos) la salvación es sinérgica, mientras que en gran parte del Protestantismo (bajo influjo calvinista) es monérgica.

5. Oriente cree que el dogma central de la teología occidental es que la Cristiandad Occidental concibe a Dios como la causa última del Mal, independientemente de que los teólogos occidentales lo reconozcan (algunos calvinistas incondicionales lo admiten, aunque muchos cristianos occidentales discrepen). En la Ortodoxia Oriental, el Mal es alejarse de Dios, que es Vida. Por eso la muerte es maligna. En cambio, los cristianos occidentales creen que la muerte es un castigo de Dios, aunque algunos protestantes ven la muerte como algo "natural". De cualquier forma, dado que Dios es Creador de todas las cosas, los cristianos occidentales han de creer que Dios es la causa última de la muerte. También aplican esto al alma, así que Dios es también la causa de la muerte espiritual de la humanidad (al castigar a la humanidad en el Infierno). Por tanto, los cristianos orientales no tienen necesidad de justificar a Dios (cf. Teodicia). Como Kalomiros explica:

    "El Dios de Occidente es un Dios herido y furioso, lleno de ira por la desobediencia de los hombres, que desea en Su destructiva pasión torturar eternamente a la humanidad por sus pecados, salvo que reciba una satisfación infinita para Su orgullo herido. ¿Qué es el dogma occidental de la Salvación? ¿No mata Dios (Padre) a Dios (Hijo) para satisfacer Su orgullo, que los occidentales eufemísticamente llaman Justicia? ¿No es por esta infinita satisfacción que Él se digna a aceptar la Salvación de algunos de nosotros? ¿Qué es la Salvación para la teología occidental? ¿No es Salvación de la ira de Dios? ¿Véis entonces, que la teología occidental enseña que nuestro verdadero peligro y enemigo es nuestro Creador y Dios? ¡La Salvación, para los occidentales, es ser salvados de las manos de Dios!"

Tiempo ha que yo mismo he intuido lo que este teólogo predica, más no me atreví a expresarlo por miedo a estar cometiendo blasfemia, a estar cuestionando a Dios. Ahora comprendo que la Ortodoxia es la teología más perfecta de toda la Historia conocida, carente de las irresolubles paradojas inherentes a Occidente, donde se ha hecho de Elyon y Helel la versión hebrea de Zeus y Prometeo, lo que conduce lógicamente al gnosticismo, pues es absurdo pedirnos que ante un tirano odiemos al mártir libertador. Eso sí que es blasfemia, no la sagrada búsqueda de la Verdad.

Guiados seamos por Jesucristo,

Aryan

Nota 1. Los ortodoxos creen que los cismáticos son los católicos (cf. los protestantes que admiten su secesión del papado aunque la justifiquen). Tras leer a Spengler creo que tienen razón, lo esotérica que Bizancio resulta a Carolingia (Cristiandad Occidental) se evidencia en que el Papa pensó que el Emperador podía ordenar al Patriarca (que era independiente como guía espiritual) someterse a Roma. Esto tiene sentido para el Alma Fáustica, que concibe la dualidad Noble-Sacerdotal como una eterna competición, pero no para el Alma Mágica, donde esta dualidad se armoniza en un pacto tácito (la esfera sacra impregna la profana sin mestizarse).

Nota 2. Desde el punto de vista ortodoxo las diferencias irreconciliables entre católicos romanos y protestantes son insignificantes. Los ortodoxos empatizan con los protestantes en sus deseos pero no en sus decisiones, pues creen que era cuestión de tiempo que alguien se rebelase contra la opresiva hubris del absolutismo papal. Creen que 500 años después del Gran Cisma el papado cosechó lo que sembró, ven a Lutero como un tipo bienintencionado que erró al seguir las fantasías de su propio corazón. Piensan que si Lutero, en vez de precipitarse se hubiera vuelto hacia Oriente en busca de respuestas, se hubiera convertido en el reunificador ortodoxo que acabase con los cismáticos papistas.

Nota 3. El milenario Imperio Bizantino (a quién Rusia debe su herencia, tal como Arabia se la debe a Persia) fue una sociedad extremadamente resiliente, la mejor refutación a los necios embusteros que culpan al cristianismo de la Caída de Roma (cuando de no ser por León I media Europa tendría ascendencia huna). Es absurdo que el inestable Occidente imagine a Bizancio como una manzana podrida, basándose en el dudoso testimonio de cruzados francos que de alguna manera tenían que justificar sus saqueos y tropelías. De los tres imperios de la Ecúmene medieval (bizantino, carolingio e islámico) resulta evidente lo adamantino de Bizancio comparado con sus rivales, a pesar de ser acosado a la vez por ambos flancos (los imperios vikingo y mongol carecen de genio propio, ergo no son dignos de estima sino como bandidos venidos a más. Qué eventualmente unos se elevaran gracias a la herencia bizantino-carolingia y otros a la sino-persa no les otorga mérito creativo ni les redime de sus psicopáticas "hazañas").

Nota 4. Aunque comparta su Fe con Carolingia, el Alma de Bizancio tiene su Micenas (prehistoria) en Persia y su Roma (cesarismo)  bifurcado en Arabia y Rusia. La naturaleza oriental (i.e. mágica) de Bizancio se evidencia en el uso sistemático de eunucos, normal para un persa, árabe o eslavo pero tabú para un occidental (excepciones como Boston Corbett, el WASP que siguió el ejemplo de Orígenes son irrelevantes en comparación con las poderosas sectas orientales como los Skoptsy). La arquitectura también diverge: en Occidente el gótico agudiza la verticalidad de nuestras catedrales, en Oriente la cúpula bulbosa abomba la cavernosidad de sus basílicas-mezquitas. El clero occidental se afeita y se tonsura, el oriental luce barba y melena ya sea cristiano o musulmán. La popularidad de la cimitarra a ambos lados del Bósforo no puede ignorarse, ni que Rusia no adoptara la armadura gótica siendo libre del sofocante clima asiático. En Occidente la progresía (endofóbos) presta poca atención a los brotes ortodoxos derivados de la inmigración eslava, a pesar de que suelen ser mucho más hostiles a sus políticas que el comprometido clero occidental, lo que implica que inconscientemente reconocen la Ortodoxia como "exótica".

Nota 5. La ausencia de teodicia resulta reveladora acerca del grado de perfección espiritual de la ortodoxia, probablemente sin rival. Las demás religiones que conozco profesan una de las tres teodicias posibles (Karma, Dualismo, Predestinación). El Dualismo, cuyo epítome es el zoroastrismo, sacrifica la omnipotencia por la omnibenevolencia, la Predestinación, cuyo epítome es el islam, sacrifica la omnibenevolencia por la omnipotencia, el Karma, cuyo epítome es el budismo, sacrifica la personalidad de Dios para evitar el citado dilema.  De estas, el Dualismo es el más elevado, pero tiende a ser subvertido por la Presdestinación dado el deseo de sus acólitos por asegurar un triunfo final del Bien.

Nota 6. Si alguien se sintiera tentado de acusar a los teólogos ortodoxos de "blandos" por su exaltación de la Misericordia Divina, recuerde que la Ortodoxia ha sobrevivido a la horda bolchevique, heraldo de la peor tiranía de toda la Historia conocida. A pesar de los muchos mártires asesinados con satánica crueldad, han renacido de sus cenizas cual ave fénix, algo que los occidentales aún tenemos pendiente.

2 comentarios:

Pedro Agudo dijo...

Me alegra volver a leer tus artículos y comprobar que has redoblado tus fuerzas, las crisis espirituales son las pruebas de las que siempre se sale fortalecido, sucede también con los cismas y las crisis de las Iglesias Cristianas. La Iglesia ortodoxa es la que más persecuciones ha sufrido, miles de teólogos y sacerdotes fueron asesinados con la caída de Constantinopla, miles de iglesias monasterios y conventos fueron pasto de las llamas, en lo que hoy es Turquía, no dejaron una sola Iglesia en pie, sólo la catedral de Santa Sofía respetaron. Con los bolcheviques fue peor, decenas de miles de religiosos fueron asesinados cruelmente y no dejaron ni una iglesia en pie, que duda cabe que la iglesia ortodoxa ha sufrido mucho a lo largo de la historia.
Aryan, me alegra verte.

Christic Magi dijo...

Gracias por tus palabras. La ortodoxia me ha recordado que soy cristiano gracias a una visión mística, no a los espíritus de temor invocados por un predicador de fuego y azufre. Las Iglesias Cristianas son manifestaciones imperfectas de la Iglesia Invisible del Reino de los Cielos, de ahí mi ecumenismo intracristiano, intención original de la 1a Enmienda. Los turcos fueron los soviéticos de su tiempo, aunque incluso Mehmed reconoció el valor de Constantino XI, a pesar de los embusteros anticristianos idólatras de Nietzsche. Respetaron a Santa Sofía porque sabían que son incapaces de erigir nada semejante: las mezquitas son basílicas con minaretes y simbología islámica. Los bolcheviques son herederos de Nerón y sombras del Anticristo.
Igualmente, Pedro.
PD: te he escrito para intentar solucionar el problema técnico que te comentó Charlotte. A ver si podemos hacer algo.