5 may. 2011

Santa Rita

Fuente: Blog Entre el bien y el mal
La santa de lo imposible. Fue una hija obediente, esposa fiel, esposa maltratada, madre, viuda, religiosa, estigmatizada y  santa incorrupta. Santa Rita lo experimentó todo pero llegó a la santidad porque en su corazón reinaba Jesucristo.
Hay quien se acuerda de ella sólo cuando truena. Mi devoción a Santa Rita va más allá de la simple necesidad o la desesperación. Siempre la tengo presente, en el día a día. Le rezo con fe y con cariño y os aseguro que hasta la presente me ha concedido todo lo que le he pedido. Bueno, alguna cosilla hay que no, pero por algo será, no se lo pienso recriminar, ella sabe más que yo.
Sabe tanto que hace una semana me sucedió algo asombroso. Entré a una iglesia, me senté y de pronto, justamente ahí, en el banco, encontré algo que andaba buscando desde hacía tiempo, como si lo hubiesen dejado para mí. Ella sabía que lo necesitaba, y, sin pedírselo, me lo regaló. Puedes pensar que es mera coincidencia, pero yo sé que no.
Si en algún momento os encontráis perdidos, desalentados o desesperados, no dudeis en pedirle el favor. Si lo haceis con fe os lo concederá.

ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR

Santa de lo Imposible. Oh Santa Patrona de los necesitados, Santa Rita, cuyas plegarias ante el Divino Señor son casi irresistibles, quien por la generosidad en otorgar favores has sido llamada Mediadora de los sin esperanza e incluso de lo Imposible; Santa Rita, tan humilde, tan pura, tan mortificada, tan paciente y de tan compadecido amor por Jesús Crucificado que podrías obtener de El cualquier cosa que le pidas. A cuenta de esto recurrimos confiados a ti, esperando, si no siempre alivio, al menos consuelo. Se favorable a nuestra petición, mostrando el poder de Dios a nombre de este/a suplicante, se generosa con nosotros, como lo has sido en tantos casos maravillosos, para la mas grande gloria de Dios, por la divulgación de tu propia devoción, y por el consuelo de aquellos que confían en ti. Prometemos, si nuestra petición es concedida, glorificar tu nombre, informando del favor concedido, para bendecir y cantar tus alabanzas por siempre. Confiando entonces en los méritos y poder ante el Sagrado Corazón de Jesús, te rogamos:



(Mencione ahora su petición)

Obten para nosotros nuestra petición:
Por los singulares méritos de tu infancia,
Por la perfecta unión con la Divina Voluntad,
Por los heroicos sufrimientos durante tu vida de casada,
Por el consuelo que experimentaste con la conversión de tu esposo,
Por el sacrificio de tus niños antes de verlos ofender gravemente a Dios,
Por tu milagrosa entrada al Convento,
Por las austeras penitencias y las sangrientas ofrendas tres veces al día.
Por el sufrimiento causado por la herida que recibiste con la espina del Salvador Crucificado;
Por el amor divino que consumió tu Corazón,
Por la notable devoción al Sagrado Sacramento, con el cual exististe por cuatro años,
Por la felicidad con la cual partiste de tus pruebas para reunirte con el Divino Esposo,
Por el ejemplo perfecto que diste a la gente de cada estado de vida.
Santa de lo Imposible


Santa Rita, una y mil veces, te doy las GRACIAS por los favores concedidos.


2 comentarios:

Amigo dijo...

Igual te parecerá impropio Serk pero la jaculatoria ó invocación más pronunciada y divertida que hay es la famosa de "Santa Rita, Rita, Rita, lo que se da, ¡no se quita!" ;) Pido que te dé lo que tu corazón busca confiando que busques con mucho lo mejor, incluído el bienestar material claro está.Un abrazo.

Serk1492 dijo...

Cierto, Amigo :)

Casualmente Santa Rita es la patrona de Sabiote (Jaén), pueblo que he visitado un par de veces y que por cierto, es precioso, un paraíso en la Tierra, un auténtico regalo de Dios para sus habitantes.

Gracias por tu petición Amigo, lo mismo haré :)
¡Un saludo!