18 nov. 2010

Cita de Gandalf

Gandalf a Frodo, en El Señor de los Anillos

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz...

Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: "Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas..." Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: "Éste es mi Hijo amado, mi predilecto. Escuchadle". Al oírlo, los discípulos cayeron, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo:
"Levantaos, no temáis".

6 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

En efecto, yo decidiré que hacer con mi tiempo. ¡El mundo aún no ha visto lo mejor de nosotros!.

Serk dijo...

Ahí estamos, Soldado!

Cada día admiro más a Tolkien. No sólo por sus obras, sino por su amor a la Naturaleza y su sencillez. Dejó un buen recado para los acomodados y a los 'sobraditos' de su época: "Sobre todas las sombras cabalga el Sol".

Además de predicar con el ejemplo: cuando vio los destrozos y ATENTADOS contra la Naturaleza para construir carreteras, dejó de utilizar su vehículo.

Es curioso también que aunque no defendiera a Hitler, JAMÁS culpó a los alemanes de un supuesto genocidio. Es más, incluso Stalin era peor que Hitler para muchos ingleses.
También defendió al Pueblo Alemán de la propaganda antialemana que repartían los politicuchos de su Inglaterra (como Churchil).

Sobran las palabras de su obra literaria, y eso que no he leído ningún libro. Tolkien demostró con creces que la DEFENSA DE LA NATURALEZA (para mí el "ecologismo" es MUY diferente, es más bien algo idealista-político) no entendía de política: la Naturaleza (Divina Creación) no tiene la culpa de que la mente humana llegue a ser tan ignorante.

Saludos :)

Serk dijo...

Me he alargado un poco más de la cuenta jejeje

Soldado Vikingo dijo...

Creo que nosotros tenemos la misma visión de la naturaleza que tenía Tolkien, diferente en parte a la que tienen los ecologistas. El ser humano siempre busca algo a lo que poner por encima. Todo el mundo, hasta aquellos que dicen que no. Me voy a explicar: nosotros creemos en Dios y lo ponemos por encima. Otros, en cambio, reniegan de Dios y por encima de ellos ponen a la "libertad", la "democracia" o el medio ambiente. ¿Recuerdas la entrada que escribí este verano, "En el nombre de la democracia"?. Pues esos ecologistas a los que te refieres son así, no creen en Dios pero divinizan al medio ambiente.
Para mí, la protección del medio ambiente es fundamental por que es nuestro entorno y de él dependemos, además de que quien lo destruye es el capitalismo. Luchar contra el capitalismo es hacerlo a favor de la Naturaleza.
Yo tampoco he leído ningún libro de Tolkien, pero a lo mejor me animo algún día (primero quiero leerme "El sello de la muerte" de Ramiro Ledesma y "La España invertebrada" de Ortega y Gasset).

Serk dijo...

Sí, recuerdo esa entrada.

No se puede explicar más claro.

La Naturaleza es cosa de todos, no se debe permitir que sea tesoro de una ideología política (para empezar, defender la Naturaleza no se debería utilizar para los ideales políticos).

Amigo dijo...

Hola. Las obras que hagamos durante ese tiempo serán nuestra sentencia. Nosotros así somos los que decidimos si queremos vivir eternamente con Dios en un Mundo nuevo y eterno o preferimos la muerte eterna sin Dios. Somos nosotros y no otros los que decidimos, por eso, cuanto antes, dejemos las obras de las tinieblas y revistámonos de luz, las Armas de Dios con una buena Confesión y una obediencia al duro Evangelio que nos arrancará algo pero que nos dará muchísimo más. Dejad que Dios os gobierne y todo lo demás será dado por añadidura, pues Él quiere lo mejor para vosotros, sus hijos. Cuando sois vosotros los que procuráis no llegáis a buen puerto. Hemos de dejar que Dios gobierne en su criatura, un gobierno de amor con responsabilidad.

¡Venga! ¡al confesionario y a emprender una vida nueva en Cristo!

¡¡Llena de Luz!! vuestro valor impulsa a toda la Iglesia.