21 nov. 2010

Lucha Interior

La Gran Yihad de los musulmanes, según sus enseñanzas y sus dogmas, no son nada si cada fiel no hace "su Yihad interior".

La Gran Yihad exterior es inútil sin la Pequeña Yihad interior, la de cada persona.

Esto no es un llamamiento a la guerra, ni un halago a la religión musulmana,
sino un llamamiento a la lucha interior de cada persona:
el hacer el bien para con el prójimo, en los pequeños detalles como dar limosna al que pide, invitar al mendigo que camina... actos de caridad, esas acciones forman parte de la pequeña lucha interior de cada uno.

Si cada persona enfrentara con buena fe su lucha interior, su pequeña Yihad (o Cruzada interior, llámenlo como quiera), bastaría para que la Gran Lucha exterior acabara victoriosa.

Es decir, la Gran Lucha exterior, esa de la que oímos hablar tanto, como ayudar al Tercer Mundo o acabar con la pobreza y el hambre, sólo se alcanza si ponemos todos de nuestra parte.

La Gran Lucha sólo se cumple con la Lucha Interior de cada uno.

2 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Los pobres no pueden vivir de la caridad, sino que se luche por mejorar sus condiciones de vida.
Actualmente, en nuestra sociedad materialista, únicamente nos ponemos caritativos en Navidades o cuando hay una desgracia en el extranjero. ¡Damos asco!.

Anónimo dijo...

+1000, Soldado.